El técnico informático insistió en que no fue un asesinato y reiteró su temor de ir preso.

Ayer, el técnico informático Diego Lagomarsino fue procesado por decisión del juez federal Julián Ercolini, quien determinó en su falló que participó necesariamente del homicidio del fiscal Alberto Nisman al proporcionar el arma ilegal que sirvió para ultimarlo.

Esta mañana, horas después de conocer la noticia y en la puerta de su casa, Lagomarsino admitió: “Estoy hecho mierda, pero la fuerza me la dan esos dos pibes que tengo ahí dentro”, en referencia a sus hijos. Asimismo, en diálogo con Radio con vos, alertó: “Yo no creo que a Alberto lo hayan matado”.

Lagomarsino insistió en su inocencia, se mostró confiado en tanto asegura que no tiene nada que ver con la muerte del fiscal de la causa AMIA, que murió un día antes de presentarse ante la Justicia para denunciar a Cristina Kirchner por un supuesto pacto con Irán, pero aseguró: “Soy inocente, al ser inocente es lógico tener miedo de ir preso”.

Respecto de por qué le entregó el arma a Nisman, el técnico informático dijo que él fue el último de la cadena, que el fiscal le pidió un arma primero a otras dos personas. “Alberto primero intenta a través de un comisario, después de uno de sus custodios y finalmente me la pide a mí. Asimismo, insistió en que el fiscal le mintió porque le dijo que necesitaba un arma para defender a sus hijas y en ese momento sus hijas no estaban en el país.

Respecto de cómo murió el fiscal, Lagomarsino dijo que “por las pericias creo más en un autodisparo, pudo ser un suicidio inducido, pudo ser un accidente”; y sobre las razones por las que está en el centro de la causa, indicó: “Saben que en el fondo yo digo la verdad. No sospecho de nadie. Meterme preso es para cerrar la causa, no es el camino de la verdad”.

Además, se refirió a las condiciones actuales en las que se encuentra y recordó que tiene una tobillera electrónica, que no puede alejarse por más de cien kilómetros de su casa, que tiene que presentarse en Tribunales cada 15 días y que no puede permanecer fuera de su hogar por más de 24 horas.

Al describir al fiscal, Lagomarsino indicó que era una persona brillante y agregó que ahora siente mucha pena por él. “Alberto fue el que me convenció a mí de votar a Cristina y después la denuncia. Manejaba a las personas según su necesidad”, dijo también.

El fiscal Nisman fue encontrado muerto en su departamento de Puerto Madero el 18 de enero de 2015. Al otro día, iba a presentarse en la Cámara de Diputados para denunciar a la entonces presidenta Cristina Kirchner por su intención de encubrir a un grupo de sospechosos en la causa AMIA mediante la firma del memorándum de entendimiento con Irán.