Came informó que los comercios minoristas bajaron 1 % en el año, a pesar de experimentar un leve repunte en el mes de diciembre.

A pesar de experimentar un leve repunte en diciembre, las ventas minoristas cerraron el año con una caída de 1 % respecto del año anterior. En 2016, el derrumbe había sido del 7 % en relación a 2015. Así lo informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came).

La entidad que conduce Fabián Tarrío subrayó el aumento de 1,1 % que experimentaron las ventas en diciembre, en forma interanual. “Las ventas durante el mes fueron moderadas pero acordes a lo esperado, lo que permite finalizar el año con buen ánimo comercial”, afirmó.

“Es el tercer mes consecutivo que se registra suba, aunque esa recuperación tardía no alcanzó para terminar el año en alza y 2017 cierra con una caída del 1 % en las ventas de los comercios pymes”, señaló.

Diciembre fue de menor a mayor ya que el mes “arrancó con la venta muy retraída y demorada, pero hacia el sábado 23 la gente salió a la calle y comenzó a mover el consumo hasta el último día del mes”.

La confederación precisó que “el balance final fue muy tranquilo pero positivo para rubros como alimentos y bebidas, bijouterie, materiales eléctricos, materiales para la construcción y artículos electrónicos”.

No obstante, Came indicó que “hay que tener en cuenta que se está comparando contra diciembre de 2016 cuando las ventas habían caído casi 7 %, con lo cual el incremento de los últimos meses del año ayudó pero todavía no alcanzó para recomponer al comercio”.

Además, en diciembre “fue fundamental el financiamiento” por cuanto “la mayor parte de las ventas se realizó con tarjetas y en cuotas, ganando mercado aquellos comercios que ofrecieron buenas opciones para financiar”.

Numerosos locales lanzaron promociones y dieron facilidades de pagos propias, que se sumaron al Ahora 12, al Ahora 18 y a los planes de 12 cuotas sin interés en las ciudades de frontera del acuerdo Came-Atacyc.

“En algunas ciudades limítrofes con Paraguay, Chile y Bolivia, la fuga de compras fue inevitable por las diferencias de precios, pero las cuotas sin interés todos los días todos los rubros y los mayores controles aduaneros ayudaron a mitigar algo el impacto”, indicó la entidad.

Por último, Came señaló que “para 2018 las expectativas de los empresarios son buenas”, ya que “se espera un año con mayor consumo, que permita recuperar los niveles de 2015, pero a la vez tranquilo”.

De los 2.000 comercios relevados, el 52 % creció en diciembre en la comparación anual y a precios contantes mientras que el 48 % restante se mantuvo sin cambios o continuó cayendo. A su vez, de los 19 sectores monitoreados en el mes, cinco tuvieron caídas anuales, 13 aumentos y uno se mantuvo sin cambios. En el resultado acumulado durante los doce meses del año, en menor o mayor medida, todos los rubros finalizaron a la baja.

Un rubro del que se esperaba más fue el de jugueterías, librerías y rodados, donde las ventas crecieron sólo 0,5 % anual en diciembre y acumularon una retroceso de 1,5 % en el año. Los negocios de ese sector tuvieron una venta navideña bastante buena, con un aumento de 2,6 % frente a la Navidad 2016, pero teniendo en cuenta que el año pasado fue de los pocos que creció (4,8 %). Después de esa fecha el consumo se desinfló. “Se espera que repunte en la primera semana de enero con las ventas para Reyes, aunque hay mucha preocupación por la venta ilegal de esos productos”, apuntó Came.

En indumentaria las ventas estuvieron muy medidas. En diciembre crecieron 1,2 % anual pero cayeron 1,6 % a lo largo del año. “Hubo mucha demanda de artículos en oferta”, agregó.

 

 

La Capital