El Senado había aprobado reducir un 75% las multas de tránsito y dar la licencia por más años a los adultos mayores, que deben renovar cada año, pero todo fue rechazado por el Ejecutivo.

El Poder Ejecutivo provincial vetó una ley referida a modificaciones en las normas de tránsito que tenía media sanción del Senado, mediante la cual se reducía el monto de las multas en un 75% -razón por la cual el monto de las mismas sigue atado al valor del combustible-, y también alcanzó el veto a la propuesta de modificar las condiciones de edad de los adultos mayores para renovar todos los años la licencia de conductor. Esa posibilidad queda entonces desechada, según lo había aprobado por unanimidad la Cámara alta santafesina, recordándose que hubiese habilitado a otorgar la licencia por más años a los adultos mayores.

El decreto de veto total fue publicado en el Boletín Oficial de la Provincia y contradice el criterio que había primado en el Senado, que aprobó por unanimidad un proyecto de ley del legislador Lisandro Enrico buscando un valor “más racional” para las infracciones.

Los criterios del gobernador Miguel Lifschitz se basan en no perder el poder punitivo de las sanciones, que implica -según la Casa Gris- mayores posibilidades de prevención.

Del mismo modo, tampoco el gobierno provincial avaló cambios en las edades para renovar la licencia de conducir, para beneficiar a los adultos mayores, porque el cambio propuesto colisiona con lo dispuesto a nivel nacional para la nueva licencia que se otorga en todo el país. Las modificaciones propuestas a los artículos 26, 81, 95, 102 y 142 de la ley provincial N° 13.169, y la deroga el artículo 82 de la ley provincial N° 13.169, así como la incorpora el artículo 23 bis a la ley provincial N° 13.133, fueron rechazados de plano.

En los considerandos, el gobernador -con la firma del ministro de Gobierno Pablo Farías- dice que la reducción de las multas “resulta contraría a elementales razones de prevención social -general- siendo que el dispositivo normativo se ve debilitado sensiblemente en uno de sus principales elementos que refuerzan en la conciencia colectiva la idea ‘de no cometer la infracción’ la idea que motoriza el comportamiento poniendo en alerta a los fines de no cometer la infracción”.

“Esa función -continúa- de ‘prevención’ persigue disuadir a los potenciales infractores, individuos usuarios de la vía pública de que cometan infracciones a la normativa de tránsito y la seguridad vial, por la simple razón de que los ‘bienes’ que están en juego, los ‘intereses protegidos’ atañen a la comunidad y hacen a la tranquilidad y paz   social; de ello se percató el legislador provincial y lo consagró expresamente en el texto de la ley provincial N° 13.169, artículo 1, cuando en su parte pertinente dispone: ‘El Código de Faltas del Tránsito de la Provincia sanciona las conductas que por acción u omisión dolosa o culposa, con causa en el tránsito, afecten el uso de la vía pública, la circulación de personas, animales y vehículos terrestres, el transporte, los vehículos, las personas, las concesiones viales, la estructura vial, el medio ambiente, y la generalidad de los bienes jurídicos individuales o colectivos, que se pudieren afectar’.

Luego sostiene que “la multa presupone una afectación del patrimonio del infractor (consecuencia patrimonial desfavorable)” y reivindica la “tarea conminatoria (amenaza) implícita en la sanción”. “Quede bien en claro que no es solventar una finalidad lucrativa y/o recaudatoria entendida como un incremento patrimonial de las arcas públicas, sino todo lo contrario cual es evitar”, los accidentes, lo que mueve al veto, subrayan los considerandos.

Rechazo cambios para los adultos

La categórica negativa del Ejecutivo a cambiar las edades para beneficiar a conductores de la tercera edad, a la hora de renovar su licencia, se fundamenta en las incompatibilidades con la legislación nacional y con las políticas adoptadas por el conjunto de las provincias de manera coordinada. La Ley aprobada en la última sesión del período ordinario preveía los siguientes cambios:

Hasta los 75 años, 5 años de vigencia (actualmente hasta los 65, 5 años). Entre 75 años a 85 años, 3 años (actualmente 66 a 70, 3 años). Mayores de 85 años, 1 año (actualmente mayores de 75 años renovación anual).

El veto cita las leyes nacionales de Tránsito Nº 24.449 y 26.363, a las que la Provincia ha adherido mediante Ley Provincial Nº 13.133 en septiembre de 2010 (Decreto Reglamentario Nº 2570/15), por lo que Santa Fe emite la Licencia Nacional de Conducir desde agosto del 2015. De llevarse a cabo ese aspecto de la ley votada recientemente, Santa Fe “no podrá emitir más la licencia de conducir nacional”, advierte el veto.

“La reforma introducida traería aparejado un retroceso en el camino de la unificación en el otorgamiento y formato de la Licencia de Conducir a Nivel Nacional” y además “ha tomado intervención en el presente la Agencia Provincial de Seguridad Vial aconsejando a este Poder Ejecutivo”, que no acepte las modificaciones legislativas antes señaladas.

Comentarios