Y busca pasar de etapa con un nuevo gabinete.

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, afirmó que su gobierno “superó” las acusaciones que lo pusieron al borde de la destitución y anunció que seguirá trabajando con énfasis en la obra pública, en busca de dejar atrás la crisis abierta por el indulto al ex mandatario Alberto Fujimori y en vísperas de conformar un nuevo gabinete.

“Hemos pasado un rato muy difícil, como saben, pero al final yo creo que se superó, porque las acusaciones no tenían la más mínima base”, señaló anoche Kuczynski durante una reunión de trabajo en el Palacio de Gobierno de Lima con gobernadores regionales.

El mandatario aludió de esa manera a la crisis que se desató a mediados de diciembre cuando la oposición presentó un pedido para que sea destituido del cargo por los vínculos que mantuvo una consultora suya con la empresa brasileña Odebrecht.

Kuczynski logró superar ese pedido gracias a la decisión de un sector del fujimorismo, liderado por el congresista Kenji Fujimori, hijo menor del ex presidente entre 1990 y 2000, de abstenerse en la votación en el Legislativo.

El 24 de diciembre, tres días después de esa votación, Kuczynski indultó a Alberto Fujimori de la condena a 25 años de prisión que cumplía desde el 2009 por delitos de lesa humanidad, lo que generó manifestaciones multitudinarias y acusaciones de que existió un acuerdo político para mantenerse en el cargo.

Durante la reunión Kuczynski manifestó su deseo de “establecer tranquilidad” en el país e “ir adelante con todos los proyectos” planificados.

“Soy muy optimista sobre lo que va a pasar este año, pensemos que el Perú tiene viento de cola, nunca hemos estado con estos precios (de los metales) desde el año 2008 y hoy producimos 3 millones de toneladas de cobre, en esa época producíamos 1,5”, agregó.

El gobernante también dijo que “la prioridad” es impulsar la obra pública y reveló conversaciones con inversionistas del complejo minero de cobre Las Bambas, en la región andina de Apurímac, para que implementen la construcción de un tren.

“Tienen que poner el tren, vamos a hacer la carretera, vamos a asfaltar todo eso, pero hay que poner un tren porque aquí se van a producir 750.000 toneladas y eso no se va a poder hacer con una carretera”, refirió.

En la reunión en el Palacio de Gobierno también participó la presidente del Consejo de Ministros, Mercedes Aráoz, quien según señalan los medios locales seguirá al frente del nuevo gabinete de ministros, que el gobernante llama “de la reconciliación”, y al que podría tomar juramento esta tarde.

En tanto, colectivos sociales y civiles, partidos políticos y organizaciones sindicales y estudiantiles convocaron a una protesta contra el indulto a Fujimori para este jueves, mientras que la bancada izquierdista del Frente Amplio anunció que presentará una nueva moción para que el Congreso discuta la eventual destitución de Kuczynski.