El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, pidió ayer a su par Nicolás Maduro que acepte ayuda internacional para que el pueblo venezolano no “sufra más por hambre y falta de medicamentos”.

El mandatario tachó de “cinismo” que Maduro hubiera criticado la supuesta falta de salud pública en Colombia y asegurado que miles de “pacientes colombianos” cruzan la frontera para atenderse en los hospitales de Venezuela. “Presidente Maduro no pretenda usar al pueblo colombiano para tapar las enormes falencias de su revolución fracasada”, replicó Santos, y enfatizó que “cada vez más ciudadanos venezolanos” buscan atención en Colombia. “Nadie puede creer que un país como Venezuela, que sufre desabastecimiento de los productos más básicos esté en capacidad de brindar atención a colombianos”, añadió el mandatario. “Es aquí, en Colombia, donde estamos atendiendo a cada vez más ciudadanos venezolanos que ni siquiera encuentran en su país los medicamentos más elementales (…) y donde se han presentado enfermedades que no aparecieron por décadas en el continente, como la difteria y el sarampión”, agregó.

Santos recordó que incluso Caracas “se negó” a recibir el apoyo humanitario de Colombia para paliar la “grave crisis” por desabastecimiento de productos básicos. “Permita, presidente Maduro, este apoyo humanitario que le ofrecen Colombia y la comunidad internacional. No deje que su pueblo sufra más por hambre y falta de medicamentos”, puntualizó. Lo dije en noviembre pasado y lo repito hoy: desde hace mucho tiempo hemos ofrecido nuestro apoyo humanitario en materia de comida y medicamentos, y el gobierno venezolano se ha negado porque no quieren aceptar la grave crisis que tienen entre manos. Es un caso triste de ese proceso que los médicos llaman negación de la realidad”, concluyó Santos. Colombia, que comparte una frontera de 2.000 kilómetros con Venezuela, acusa a Maduro de haber implantado una dictadura, y ha ofrecido protección y refugio a opositores. Hasta octubre pasado migraron unos 470.000 venezolanos a Colombia, la mayoría forzados por la crisis económica en su país, según datos oficiales.

Comentarios