El músico salió airoso de una jornada que no dio tregua en materia de lluvia. Finalmente, Rojas pudo actuar sin problemas y se congració con un público que lo esperó con temple y devoción. Fue una situación similar a las vividas en las ediciones de 2013 y 2015.Jorge Rojas, número central de la décima noche de Jesús María 2018, está acostumbrado a pelearle a la adversidad de las tormentas del verano cordobés. No es la primera vez que le toca afrontar una situación climática adversa en el Festival Nacional de Doma y Folklore.El 6 de enero de 2013, el músico pudo completar su show pese a una lluvia que no dejó de caer sobre los 15 mil espectadores que soportaron estoicos en el anfiteatro José Hernández.En 2015, en tanto, el agua fue más fuerte y, durante la tercera noche del festival, Rojas tuvo que suspender su actuación a diez minutos de haber comenzado. La revancha llegó tres días después, cuando el cantante pudo presentar un espectáculo que combinó un segmento de Los Rojas (el trío formado junto a sus hermanos) y otro dedicado a su versión solista.”Cuando venía para Jesús María y veía el clima pensaba que se podía llegar a suspender”, aseguró Rojas en conferencia de prensa luego de su show en la actual edición del festival. “Nosotros los cantores estamos acostumbrados a este tipo de cosas, los que más sufren son los organizadores. La comisión del festival, con buen criterio, esperó y por suerte pudimos actuar. Lo que no me deja de sorprender es el acompañamiento de la gente”, agregó.
Previo al espectáculo de uno de los solistas más importantes de la música popular argentina, la lluvia pareció frenar luego de un día en el que, con intermitencias, cayó sobre Jesús María y amagó con obligar a suspender la jornada festivalera. Cuando el artista central subió al escenario, una llovizna cada vez más intensa se hizo notar, pero sólo para quedar en el olvido en poco tiempo.
El solista y sus músicos devolvieron la espera y la incomodidad que tuvo que atravesar el público y brindaron una actuación sin fisuras, que se prolongó por más de una hora y media y repitió bises hasta dejar a todos satisfechos. Más de 13 mil personas “le hicieron el aguante” a un Rojas que sintió el impacto de tanto cariño y se mostró sumamente agradecido.
La crónica completa. Jesús María, noche 10: Jorge Rojas puso las canciones; el agua, la incógnita; y el público, el aguante.