Dicen que el tercer lunes de enero es el día más deprimente del año. Pero, ¡buenas noticias! La ciencia nos da las claves para hacerle frente.

Tras un diciembre cargado de actividades, regalos, encuentros y felicidad, llega la famosa ‘Cuesta de enero’. El clima es desagradable, nuestro sistema inmunológico lucha contra los catarros y la gripe, aún tenemos sueño acumulado, el estómago viene resentido de grandes comidas, cenas y bebidas, el sol es escaso, la cuenta bancaria está en números rojos… Por todo ello, enero es, sin duda alguna, la gran ‘resaca post-navideña’.

Este mes se hace aún más insoportable y duro si, además, debemos hacer frente al día más deprimente del año, el Blue Monday.

El “Lunes Triste”, traducido de su nombre original, se sitúa el tercer lunes de cada mes de enero. El autor de este calificativo es Cliff Arnal, investigador y psicólogo en la Universidad de Cardiff (Reino Unido), quien acuño el término en 2005.

La compañía de viajes Sky Travel contrató en su nueva campaña publicitaria los servicios de Arnal y su equipo para desarrollar una fórmula que les otorgara de forma exacta en qué períodos de tiempo y, concretamente, qué día nos sentimos más desdichados los humanos. Combinando factores crónicos y temporales, internos y externos, Arnal dio respuesta a la demanda de la empresa. De esta forma, la entidad sería capaz de aprovechar la valiosa información para utilizarla, cómo no, en beneficio propio.

 

Pero, ¿realmente puede deprimirnos una fecha?

La existencia de este depresivo día es todo un tema a debate. El Blue Monday ha sido rechazado en diferentes ámbitos académicos, así como, entre diferenes psicólogos y científicos. De hecho, han llegado a calificarlo como un concepto de “pseudociencia”.

Dean Burnett, uno de los expertos que trabajó junto a Arnal, aseguró públicamente hace unos años que, a su parecer, el Blue Monday es un “sinsentido”, además de una “falta de respeto para todas aquellas personas que verdaderamente padecen o han padecido depresión. Añadió que “es extremadamente improbable que exista un conjunto confiable de factores que causen depresión en una población entera al mismo tiempo cada año.”.

Sin embargo, el arrepentimiento de Burnett por haber participado en la creación de este terrorífico día hace que el tercer lunes de cada mes sea, justo como definieron en su momento, el peor de todos.

Ya sea realidad o ficción, por si acaso, te presentamos una recopilación de consejos para que hagas frente a cualquier resquicio de tristeza. Una buena lista que te ayudará tanto el Blue Monday como en un ‘Red Wednesday’.