Luego de la aprobación del Concejo Municipal, el sector está en vilo ante la condición de la empresa de prescindir de empleados. “Ya hemos perdido caso dos mil puestos de trabajo en lo que va de un año y casi dos meses”, remarcaron desde Aleara.

Ariel Fassione (LT10)

El incremento del impuesto por el Derecho de Registro e Inspección (Drei), aprobado por el Concejo Municipal, al Casino de Santa Fe puso en alerta a los trabajadores del sector ante la posibilidad de cesantías y despidos. Habida cuenta de la situación, el secretario gremial del Sindicato de Trabajadores de Juegos de Azar (Aleara), Ariel Fassione, recordó que hace exactamente una semana “se recibió la carta de la empresa” en la que se indicaba que “lamentablemente se iba a prescindir de un montón de trabajadores, más allá de las inversiones que tenían previstas para la provincia. Esto no nos toma de sorpresa –enfatizó al ser consultado por LT10–. En algún punto nos sentimos rehenes de este tema”.

En ese orden, el representante de los trabajadores se explayó y planteó que “hace más de un año que, producto de muchos de los impuestos que se han creado en el juego a nivel nacional, las empresas terminan siempre con el eslabón más finito de la cadena que son los puestos de trabajo. Ya hemos perdido caso dos mil en lo que va de un año y casi dos meses”.

Fassione, de esa forma, expuso la preocupación del sector, pero también se mostró “expectante porque hemos tenido una buena semana. Hemos tomado contacto con gente del intendente, con concejales. Y hemos visto del otro lado una preocupación muy grande. Nos prometieron que iban a ver el tema”, remarcó. Y añadió: “Nos fuimos tranquilos porque, al menos, iban a analizar la situación”.

En términos más generales, “lo que está sucediendo en el país –esgrimió– es que con la necesidad de aplicar políticas en sus municipios, en sus ciudades, en sus provincias, muchas veces los concejales, intendentes, diputados, senadores dicen ‘cobrale al juego, a los casinos, a los bingos’. Entonces, todos terminan repitiendo como loro, dando por ciertas un montón de cosas que no lo son, como por ejemplo que no pagan impuestos –enfatizó–, y se empiezan a crear impuestos. Hasta fines del año pasado, se crearon a nivel nacional cuatro nuevos impuestos”. Frente a ello, el sector empresarial “achicó personal, no van a bajar su rentabilidad”. Por ese motivo, “nos sentimos rehenes”, fundamentó el secretario gremial.