Los gremios AMSAFE y SADOP rechazaron el decreto del Presidente Macri que le quita poder a la CTERA en la mesa de negociación con los docentes. El gobierno nacional igualó, por medio de un decreto, la representación de los sindicatos que participan de la discusión con el Ministerio de Educación de la Nación. De esta manera, la CTERA dejará de tener mayoría automática a la hora de sentarse a negociar cuestiones salariales con el gobierno.


El Secretario Adjunto de AMSAFE aseguró esta tarde a LT9 que lo que lleva adelante el gobierno con esta medida es aplicar una política sancionatoria contra la Confederación de los Trabajadores de la Educación de la República Argentina, que es la unión “más representativa de docentes a nivel nacional, con cuarenta años de lucha y referencia en el sector y con casi 500 mil afiliados, que los conoce todo el mundo porque los ha visto llenando plazas a lo largo y a lo ancho del país, con la escuela itinerante, con las carpas pero también con las movilizaciones que congregaron más de 400 mil trabajadores de la educación en la Plaza de Mayo”.

“Lo que el gobierno hace, lisa y llanamente, es llevar adelante una política sancionatoria con la CTERA poniéndolas en un pie de igualidad con organizaciones hermanas con las que obviamente construimos un frente gremial pero fundamentalmente lo hace para que nos enfrentemos entre trabajadores y que pueda poner un techo a la negociación salarial del 2018 que se ha trazado como objetivo”, consideró Testoni.

José Testoni – LT9

En tanto, la secretaria general del SADOP, Patricia Mounier, rechazó el decreto del gobierno y dijo que esto provocará que haya desigualdad a la hora de sentarse a negociar salarios. “El gobierno nacional pretende que sean los gobiernos provinciales quienes discutan salarios con los docentes; la paritaria docente nacional lo que fijaba era un piso de referencia que todas las provincias debían respetar y, a partir de ahí, había que negociar, es decir que la provincia que podía acordar algo más que ese piso referencial, bienvenido sea”, indicó Mounier, y añadió que “además, la ley de financiamiento garantiza que las provincias que no acceden a ese piso salarial, a través de una especie de fondo de compensación, el gobierno nacional garantizaba esos fondos”, pero el gobierno nacional ha suprimido todo eso, por lo tanto “ahora vamos a tener una atomización de salarios y cada provincia va a discutir lo que pueda dar a sus trabajadores de la educación”.

“Por lo tanto, vamos a volver a tener desigualdad absoluta en salarios porque, seguramente, algunas provincias van a pagar más, otras menos, y nadie va a respetar ese piso que se discutía fundamentalmente en ese ámbito paritario”, concluyó.

Patricia Mounier – LT9