Una joven corondina tuvo un acto solidario para con su madre en 2013 cuando decidió realizar la donación de un riñón. Más allá del gesto de amor, se encuentra en una lucha para poder ingresar a trabajar al Servicio Penitenciario ya que para las autoridades, la donación parece ser una traba.

Sabrina Villaba se inscribió en la penitenciaria en el 2014 cumpliendo con todos los requisitos administrativos y físicos, pero los médicos, al detectar la cicatriz en su cuerpo, le preguntaron los motivos. Ella respondió que había señalado en las observaciones de la ficha médica que había sido donante de un riñón a su madre y que sus médicos particulares sostenían que no tenían ningún impedimento para sostener cualquier tipo de tarea.

A partir de allí, indicó el medio Sensación Coronda, comenzó su calvario. Primero buscando un abogado para presentar un recurso de amparo, con tramitaciones que van llevando su tiempo y que hoy por hoy agotando todas las posibilidades se estaría llegando a una instancia judicial contra el Ministerio de Seguridad de la Provincia y presentaciones por discriminación ante C.U.D.A.I.O Y el INADI.

Mientras los médicos le dieron el visto bueno para poder trabajar en el Servicio Penintenciario, desde el lugar no la consideran apta para hacerlo. Sin embargo, una luz de esperanza apareció este viernes cuando Sabrina fue recibida por el Secretario Provincial de Asuntos Penitenciarios, el Dr. Pablo Cococcioni.

En diálogo con medios corondinos, Cococcioni indicó: “Nos interiorizamos sobre la situación y los inconvenientes que le originó para entrar al servicio. Nos comprometimos a analizar toda la normativa interna que viene de hace 35 o 40 años. Una norma tan antigua merece al menos ser analizada para ver si se compadece con los criterios de la ciencia médica actual”.

“Nosotros veníamos impulsando una reforma de la Ley Orgánica del Servicio penitenciario. Casos como el de Sabrina seguro no sea el único, son cosas que tenemos que cambiar”, reconoció.

En tanto, y dados los tiempos de la justicia, el Secretario sostuvo: “La persona que está en una situación concreta como la de Sabrina no va a esperar que se de todo este cambio normativo que llevará tiempo entonces también nos comprometimos a seguir el recurso que fue presentado, evaluarlo y si se encuentra procedente ponerlo a resolución del Sr. Ministro”.

Por último, reconoció que podría ser un caso importante para reformar ciertas normativas que vienen desde hace décadas y siguen vigentes. “Cuando la norma no es explicable racionalmente hay que cambiarla. Esta reforma no puede esperar 20 años mas, hay que hacerlo ya”, concluyó.

En tanto, la joven corondina aguarda por una solución favorable, aseguró estar conforme con la reunión y mantiene la esperanza para poder trabajar en el Servicio Penitenciario.