En abril se espera que esté lista la nueva prisión que contará con un espacio para los hijos de las detenidas. Mientras tanto, las mujeres espera la nueva relocalización en la flamante alcaidía ya lista para alojar a 120 personas.

Este martes el gobernador Miguel Lifschitz y el ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro presentaron la nueva alcaidía de Rosario, preparada para albergar a 120 personas. El objetivo es que las prisiones preventivas se transiten en ese lugar y no en las comisarías. Allí también funcionará a partir de abril la nueva cárcel de mujeres preparada para otras 120 personas. Las detenidas de las comisarías 8ª y 4ª ya fueron trasladadas al flamante complejo de 27 de Febrero al 7800.

En contacto con la prensa, el gobernador informó que una vez terminado, el complejo –que demandó una inversión de 600 millones de pesos– constará de tres edificios: la alcaidía para las detenciones preventivas de no más de 20 días; un espacio de servicios y cocina; y la cárcel de mujeres, con enfermería y jardín de infantes.

Además, está prevista la presencia permanente de médicos y fiscales para evitar cualquier motín u hecho de violencia institucional.

La alcaidía ya está lista y allí se alojarán temporariamente hasta abril las 70 detenidas que hasta hace poco estaban repartidas entre las comisarías de los barrios República de la Sexta y Refinería. Particularmente sobre la cárcel de mujeres de la zona de Puerto Norte, se suman desde hace tiempo quejas sobre las sobre las condiciones edilicias y el estado de detención de las condenadas.

Por su parte, el secretario de Asutos Penitenciarios, Pablo Cococcioni, destacó en contacto con Radio 2 que ésta es la primera cárcel de mujeres construida desde cero: “No es una comisaría o un convento reconvertido”. Asimismo, destacó que está previsto un jardín de infantes para las detenidas que tienen hijos pequeños.