Se trata de un fenómeno puramente atmosférico, pues el efecto de la luz del sol “tiñe” a la luna de un color rojizo. No se podrá apreciar desde un ámbito doméstico: quienes quieran observarla podrán hacerlo desde centro astronómico local.


Con los equipos de visualización se podrá apreciar el fenómeno el los cielos. El observatorio abrirá a partir de las 21. Foto: Manuel Fabatía.

 

Hubo juglares que le dedicaron canciones a la llamada “Luna de Sangre”. Hubo poemas escritos en su honor. El “Blood Moon Ball Dance” se llamó a uno de los episodios de la saga Star vs. las Fuerzas del Mal, una comedia animada de Disney. La mística alimenta este fenómeno de los cielos, que nació hace 135 años y mañana miércoles podrá apreciarse en la ciudad, pero sólo con los equipos del Centro Observadores del Espacio (Code) de la ciudad.

A finales de agosto del remoto año 1883 sucedió lo mismo. Había estallado el volcán Krakatoa, que estaba en una isla de Indonesia. La explosión fue cataclísmica y destruyó gran parte de esa conformación geológica. La erupción esparció cenizas por todo el planeta, y la segunda luna llena de ese mes apareció azulada, por la presencia de cenizas volcánicas en la atmósfera.

¿Por qué ahora será roja? “Porque la luna, al ingresar en el cono de sombras, recibe la luz del sol reflejada por la atmósfera de la Tierra. Los rayos solares, al incidir tangencialmente en la atmósfera terrestre, hacen llegar a la luna las longitudes más largas que van hacia la parte fría del espectro (los rayos infrarrojos) y por eso se ‘tiñe’ de un color rojizo”, explicó a El Litoral Jorge Coghlan, director del Code.

La imagen pertenece a una foto satelital de la Nasa: ésa es la llamada Luna de Sangre, por su color rojizo. Foto: NASA

Se trata de un fenómeno atmosférico, por efecto de la luz. “Lo del la coloratura azulada sólo se dio en aquella oportunidad de explosión volcánica (hace 135 años), por las cenizas que había en el aire. Por eso quedó folcklóricamente denominada sangre azul, pero en realidad ahora su color será ciertamente rojizo”, aclaró.

Y todo esto tiene relación con lo que le pasa a la luz de la luna (que es luz del sol reflejada) al atravesar la atmósfera de la Tierra. “Entonces, la ‘Luna de Sangre’ será un evento exclusivamente atmosférico. Es lo mismo que pasa con la luna roja en un eclipse: lo que ella recibe es un efecto de luz que pasa por la atmósfera terrestre: es luz reflejada del sol en la atmósfera”, comparó.

El miércoles se producirá la segunda fase de luna llena de enero: la luna va a estar a 361 mil kilómetros de distancia de la Tierra, unos 3 mil kilómetros más lejos de la primera luna llena, del 1° de enero. “Como el mes es largo y la luna tarda 29 días y fracción en darle toda una vuelta a la Tierra, concluirá enero con dos fases de luna llena. Cada dos o tres años tenemos dos lunas llenas en el mismo mes”, agregó Coghlan.
No desde casa, sí desde el Code

El especialista en temas de astronomía dijo que el curioso evento no se podrá ver desde las casas, la ventanas, las terrazas, ni ningún otro lugar alto de la ciudad. “Sí se podrá ver en el norte de América y parte de Asia. La ‘Luna de Sangre’ será invisible para nuestras latitudes, por una razón horaria”. Desde la calle se verá una luna llena normal, que saldrá alrededor de la hora 18.30.

Pero sí se podrá ver desde los equipos de visualización del cielo que tiene el Code, que abrirá mañana a la hora 21. “Estaremos haciendo observaciones, y también daremos explicaciones para quienes se acerquen y tengan inquietudes sobre este evento, que es muy atractivo de apreciar. Siempre y cuando no esté nublado, porque eso afectaría la posibilidad de ver la luna”, cerró. El Code está en Av. Alte. Brown 4998. El teléfono: 0342-500-1236.
Por Internet

La Nasa anunció que habilitará un link para poder apreciar en vivo el fenómeno vía Internet a través del sitio oficial de la Nasa.