El incidente tuvo lugar en un centro sanitario de Cádiz, donde el sospechoso había sido ingresado en urgencias tras sufrir heridas durante la persecución por las calles de la ciudad que acabó con su arresto.

Una veintena de encapuchados asaltaron el martes un hospital en el sur de España y se llevaron por la fuerza a un presunto narcotraficante que acababa de ser detenido, en un caso de película que generó hoy roces entre Gobierno y oposición.

El incidente tuvo lugar en un centro sanitario de La Línea de la Concepción, donde el sospechoso había sido ingresado en urgencias tras sufrir heridas durante la persecución por las calles de la ciudad que acabó con su arresto.

El presunto narco, conocido por la autoridades como miembro de un clan de traficantes, se cayó al parecer de la moto en la que intentaba escapar de los agentes y tuvo que ser trasladado al hospital, según la versión policial.

Mientras dos policías y el detenido esperaban a ser atendidos, varios encapuchados llegaron en vehículos todoterreno, entraron por la fuerza al edificio y lograron llevarse al sospechoso tras forcejear con la Policía y el personal del hospital.

 

No hubo heridos

El caso llegó hoy a Madrid, donde el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, tuvo que dar explicaciones sobre la situación de la seguridad en La Línea de la Concepción, la localidad vecina con el enclave británico de Gibraltar.

“Se está analizando el dispositivo especial y las cámaras para identificar al resto” de implicados, dijo el ministro en el Congreso de los Diputados tras el arresto de uno de los encapuchados.

Tanto el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), primera fuerza de la oposición, como Izquierda Unida y los liberales de Ciudadanos pidieron la comparecencia de Zoido en el Congreso para aclarar lo ocurrido.

La Policía aseguró que tiene abierta una investigación sobre el incidente, que no dejó heridos pese a la tensión vivida dentro del hospital.

FuenteEL(efe, El País)
Compartir

Comentarios