Según Washington, los bombardeos fueron defensivos, luego de un ataque contra milicianos rebeldes al gobierno de Bashar al Assad. Damasco repudió la “agresión” del ejército estadounidense.

Más de 100 miembros de las fuerzas leales al régimen sirio del presidente Bashar Al Assad murieron en bombardeos por “legítima defensa” de la coalición antiyihadista liderada por Estados Unidos, anunció el jueves un responsable militar estadounidense.

“Consideramos que más de 100 miembros de las fuerzas prorrégimen sirias murieron en enfrentamientos con las Fuerzas Democráticas Sirias y las fuerzas de la coalición”, declaró este funcionario que pidió mantener el anonimato.

La operación en el este del país, que se prolongó hasta la madrugada del jueves, fue provocada por un ataque contra posiciones de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF, por sus siglas en inglés), la rebelión encabezada por los kurdos con el apoyo de Washington, en la provincia siria de Deir Ezzor.

Estos enfrentamientos tienen lugar en un contexto de creciente tensión entre Washington y Damasco por el resurgimiento de las sospechas de utilización de armas químicas por el régimen de Al Assad y las milicias aliadas a él.

Estados Unidos lanzó los bombardeos después de que hasta 500 combatientes iniciaran lo que parecía un ataque coordinado contra las SDF, que estaban acompañadas por asesores estadounidense, según la fuente militar.

Es poco habitual que Estados Unidos ataque a fuerzas que respaldan el régimen de Assad. El gobierno sirio confimrmó el ataque y lo calificó de “agresión” y una “nueva masacre” para apoyar al terrorismo. Aunque habló de víctimas mortales, no dio cifras, informó la agencia oficial de noticias Sana.

Medios estatales sirios dijeron que la coalición que lidera Washington había bombardeado a combatientes tribales respaldados por el gobierno en Khusham, una localidad en la provincia petrolífera de Deir Ezzor, causando docenas de muertos y heridos.

Los combatientes locales peleaban contra milicianos del grupo extremista ISIS y las SDF, un contingente de liderazgo kurdo, según la agencia estatal de noticias siria, SANA.

La coalición que lidera Estados Unidos dijo en un comunicado que el ataque había ocurrido 8 kilómetros al este de la línea del frente en el río Eufrates. Estados Unidos y Rusia, que apoyan a bandos rivales en la provincia, han mantenido estrecho contacto para evitar fricciones entre sus fuerzas.

El comunicado sugería que la coalición acusaba a Rusia del ataque sobre fuerzas kurdas, aunque no llegaba a atribuir la responsabilidad de la operación.

Según la cadena CNN, que cita a representantes del Ejército estadounidense, los combatientes leales al gobierno sirio emplearon blindados y artillería, probablemente con la intención de hacerse con los yacimientos petroleros en la región.

Estados Unidos defiende en Siria la línea de mantenerse al margen de la guerra civil que ya dura casi siete años y de intervenir sólo para combatir al grupo terrorista ISIS. Ya el año pasado atacaron milicias leales a Damasco y también argumentaron que se trató de una medida de defensa.

La zona de Khusham, cerca de uno de los campos petrolíferos más grandes de la región, registró intensos combates con armas pesadas el miércoles por la noche entre fuerzas progobierno y las SDF, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que depende de una red de activistas sobre el terreno.

La coalición que lidera Estados Unidos derribó el pasado verano drones de fabricación iraní y una aeronave afiliada al gobierno sirio en el sur del país, que se acercaron demasiado a fuerzas respaldadas por Washington y sus asesores.

El ataque aéreo de Estados Unidos coincide con un aumento de la violencia en Siria, donde Turquía ha lanzado una ofensiva militar para expulsar a una milicia kurda con apoyo estadounidense de una localidad fronteriza en el noroeste y agravado las tensiones entre Washington y Ankara, aliados en la OTAN.

Entre tanto, las autoridades turcas anunciaron que los jefes de gobierno de Turquía, Rusia e Irán se reunirían en Estambul para abordar los esfuerzos de paz en Siria.