La salud del príncipe consorte Enrique de Dinamarca, marido de la reina Margarita, ha empeorado gravemente, según informó hoy la casa real danesa.

Enrique, de 83 años, lleva más de una semana hospitalizado en Copenhague a causa de una neumonía y, como ya habían anunciado desde palacio, se le ha descubierto un tumor benigno en el lóbulo pulmonar izquierdo.

Debido al grave estado de salud de su padre, el príncipe heredero Federico ha interrumpido su viaje a los Juegos Olímpicos de invierno en Pyeongchang (Corea del Sur) y está regresando a Dinamarca. Federico es miembro del Comité Olímpico Internacional desde 2009.

Mientras tanto, la reina Margarita fue hoy a visitar a su marido al hospital, acompañada de su hijo menor, el príncipe Joaquín, y los dos hijos mayores de éste, Félix y Nicolás.

Enrique ya tuvo que ser hospitalizado a mediados de enero durante un viaje a Egipto y, después, trasladado a Dinamarca. Además, el pasado septiembre la casa real danesa había informado de la demencia que sufría el príncipe. Desde entonces, apenas realiza actos públicos.