El edificio fue restaurado tras años de abandono y requirió una inversión de 220 millones de pesos. La entrada cuesta $30 y apunta al desarrollo científico, tecnológico y educativo.

Finalmente, tras siete años de trabajo, este viernes abre sus puertas el Centro Científico, Tecnológico y Educativo “Acuario Río Paraná”, en la ciudad de Rosario.

El acuario que fue creado en el año ’40 sufrió décadas de abandono y tras siete años de intenso trabajo, planteamiento y una inversión cercana a los 220 millones de pesos, se reconstruyó gran parte de su estructura para dar cita a un nuevo espacio cultural y científico.

En su reinauguración, contará con las actuaciones de grandes artistas como Chango Spasiuk, Rubén Goldín y Franco Luciani.

El recorrido cuenta con cuatro estaciones, una de ellas fuera del edificio que consiste en una visita al parque autóctono con especies nativas del humedal y avistajes de aves. En tanto que, en el interior cuenta con un área científica y cuatro salas de muestras en donde exhibe y asume su compromiso con el río y la naturaleza.

Desde el espacio se busca incentivar la ciencia, la educación, la pesca responsable y la seguridad alimentaria.

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz dijo que “es un espacio nuevo para la ciudad, pero también para el país”. “No existe en la Argentina un acuario de estas características”, destacó.

“Hay equipos del Conicet trabajando hace varios años con investigaciones sobre las especies naturales del río”, señaló.

Por otra parte, Lifschitz destacó el esfuerzo que implicó esta gran obra arquitectónica y el desarrollo tecnológico que fue necesario. Precisó, además, que tomaron experiencias de grandes acuarios de otras regiones pero todo fue adaptado a las características del río Paraná.

En su interior se puede apreciar un inventario de más de 80 especies de peces que habitan el río y que fueron recolectadas para ser exhibidas en enormes peceras, entre las que se encuentran viejas del agua, chanchitas, anguilas, surubíes, palometas y dientudos.

El edificio posee también con dispositivos tecnológicos, juegos interactivos en 3D, así como el establecimiento de vínculos de investigación con laboratorios del mundo, y muestras museológicas.

La entrada tiene un costo de $30 y hay descuentos para jubilados y estudiantes.