El hospital cuenta con tecnología de punta en las áreas de Oncología y Diagnóstico por Imágenes. Un equipo de El Litoral recorrió las instalaciones del centro de especialidades médicas. Comenzará a atender al público desde el 14 de febrero.

El Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (Cemafe), un edificio con tecnología de punta a nivel nacional y que atenderá a toda la región centro-norte de la provincia, cuenta con 11 áreas en las que habrá más de veinte especialidades médicas, pero desde el 14 de febrero, cuando comience la atención de pacientes, tendrá estas diez: obesidad mórbida, psiquiatría, neurología, fisiatría, dermatología, alergia e inmunología, patología mamaria, ecografía, mamografía y kinesiología.

“La modalidad de atención de este efector es de fortalecimiento para especialidades, ya sea diagnóstico por imágenes y otras áreas de soporte como rehabilitación para la parte ambulatoria. Todo lo que implique internación de complejidad va a seguir siendo en los hospitales y no en el Cemafe”, indicó Andrea Uboldi, ministra de Salud de la provincia, tras la recorrida que realizó un equipo de El Litoral por las instalaciones del nuevo efector público de la ciudad, que requirió una inversión de obra de $ 350 millones y $ 150 millones para la compra de equipamiento.

Respecto a la solicitud de turnos, los cuales serán requisito indispensable, ya que no se otorgarán en el Cemafe ni habrá servicio de guardia, Uboldi expresó: “Se hizo un vínculo con los centros de salud de la ciudad y los Samco del centro norte provincial, para que de acuerdo a los requerimientos que tenga el paciente puedan solicitar los turnos para atenderse en el Cemafe. Hay un registro de turnos online y a partir de ahí la persona recibe la información del día, horario y con qué profesional se atenderá”.

Esto implica que los pacientes deberán acercarse al centro de salud más cercano y, tras el diagnóstico del médico, se le gestionará un turno para una consulta especializada. Tendrá que ir diez minutos antes de la hora que lo atenderán y sin necesidad de ir antes, ni hacer cola para ser atendidos.

El objetivo del Ministerio de Salud es poder dar respuesta a 22.000 consultas y prácticas mensuales y en proyección abarcar a 66.000. “La demanda que estamos cubriendo es la migración de las especialidades ambulatorias del Iturraspe y del Cullen, y tenemos que ver la posibilidad de la cantidad de turnos asignados semana tras semana. Hay posibilidad de progresión y se superará seguramente la cantidad de turnos que veníamos dando en los hospitales”, aseguró la ministra.

Áreas

La organización del “Héroes de Malvinas”, nombre con el que se bautizó al hospital, está compuesta por 11 áreas:

— Admisión central

— Quirófanos ambulatorios

— Diagnósticos por imágenes

— Internación transitoria pre y post operatorio

— Sala de tratamiento oncológico

— Laboratorio

— Consultorios ambulatorios

— Farmacia

— Kinesiología

— Rehabilitación

— Odontología

Estos sectores están distribuidos estratégicamente en los 12.000 metros cuadrados del hospital. Para la movilidad entre los dos pisos, hay escaleras convencionales, mecánicas y ascensores. Además, las ambulancias y minibuses técnicos tienen una vía de circulación interna para facilitar el correcto traslado de pacientes derivados.

Una vez que el edificio esté acondicionado en su totalidad, se agregarán las restantes especialidades, que son: cardiología, nefrología, salud mental, obstetricia, urología, oftalmología, audición, odontología, otorrinolaringología, gimnasio y boxes de fisiatría, radiología, ecografía, mamografía y oncología.

Equipamiento de primera

“La tecnología es el estándar que queríamos tener, ya que las estructuras edilicias hospitalarias han cambiado”, sostuvo la ministra de Salud.

Entre las áreas que incorporaron equipos de última generación, una de ellas es la de rehabilitación, que está equipada con aparatos modernos y está enmarcada dentro de la estrategia sanitaria destinada a prevenir complicaciones o permitir que la gente tenga una calidad de vida diferente, a través de la recuperación de distintas complicaciones motrices.

Otras áreas que también incluyen material de punta, es el sector de Diagnóstico por Imágenes, que cuenta con dos mamógrafos que permitirán que 64 mujeres por día puedan hacerse controles. Hay dos salas de Rayos X, cuatro para ecografías y un tomógrafo Toshiba de última generación. “El tomógrafo es de multipropósitos para todos los estudios, incluso cardiovasculares”, señaló Alejandra Sena, bioingeniera a cargo del área.

A su vez, Uboldi agregó que son todos equipamientos que están dentro de los estándares recomendados, ya sea por radiaciones, precisión o por la potencialidad para poder abarcar distintos grupos etarios y patologías.

El área de quirófanos cuenta con tres salas y dos destinadas exclusivamente a realizar endoscopías. “Está pensado para cirugías menores y para que permitan mejorar la lista de espera de algunas cirugías programadas y solamente trabajar con aquellos pacientes que ingresen de mañana y puedan irse en horas de la tarde”, informó la ministra.

En el hospital de día, ubicado en el segundo piso del edificio, el servicio será de baja complejidad y de asistencia transitoria. Estará destinado para quienes deban pasar varias horas luego de ser intervenidos intensivamente, con estudios y prácticas médicas. Para la atención hay disponibles diez camas para adultos, ocho para pediatría y ocho poltronas.

Lo que falta

“Aún resta terminarse en materia edilicia el área de Laboratorio, porque está relacionada con un equipamiento diferente y que cuando llegue necesita una conexión especial, por lo que el suelo no está terminado en su totalidad”, indicó Uboldi.

Otra de las áreas que todavía no estará disponible es la de esterilización, ya que también precisa de equipamiento especial. Además, en el espacio destinado a los tratamientos oncológicos, que se seguirá trabajando de forma ambulatoria en el Iturraspe y también en el Cemafe, también faltan detalles para que se puedan utilizar.

FuenteEl Litoral
Compartir

Comentarios