Muchos veraneantes argentinos denunciaron la clonación de sus tarjetas bancarias, principalmente las de débito.

Una modalidad de robo o suplantación de identidad que se multiplicó esta temporada estival en los destinos más concurridos como la Costa Atlántica o algunos sectores de Brasil. El límite de dinero que los estafadores se llevan es tan amplio como el saldo que la víctima tenga en la caja de ahorro.

Daniel Monastersky abogado especialista en delitos informáticos dijo por Aire de Santa Fe que Falta concientización e información para poder minimizar las posibilidades de estafa. Además, hay que saber qué hacer cuando sos víctima

Recomendaciones

*La tarjeta de débito es más peligrosa porque se gasta lo que está en el saldo de la caja de ahorro y muchas ni siquiera tiene PIN. Con solo tener una tarjeta clonada se puede obtener el dinero. Además, hay comerciantes que no piden el documento.

*Con la tarjeta de crédito hay un seguro de por medio y existen posibilidades de ver el resumen y denunciar operaciones con usurpación de identidad.

*No perder nunca a la tarjeta de vista cuando uno paga. Acompañar al comerciante para saber por dónde pasa la tarjeta.

*Ver siempre el homebanking y verificar si hubo nueva compra.

* Se debe utilizar para abrir el cajero cualquier tarjeta que tenga banda magnética no precisamente la que se utiliza para extraer el dinero. Los malvivientes suelen colocar clonadores en las puertas de ingresos.

*En caso de haber sido víctima de clonación de tarjeta de crédito o débito se debe realizar una operación de desconocimiento ante la entidad bancaria correspondiente.

*Siempre deben llevar al viaje crédito, débito y efectivo. Si algo sucede, se debe denunciar y se produce un bloqueo de la tarjeta. Ya no se puede utilizar, por eso uno debe contar con alternativas.