Se espera que el antirretroviral esté terminado a mediados de este año.

El Laboratorio del Fin del Mundo, un ente público situado en la provincia de Tierra del Fuego, anunció esta semana que comenzará a producir por primera vez en el país medicamentos para tratar el HIV-Sida, con los que esperan ahorrar entre un 15% y un 20% al Estado.

Carlos López, presidente de la empresa cuyo capital mayoritario está en manos de la provincia argentina más austral, confirmó el proyecto del antirretroviral, que espera que termine a mediados de este año, tras haberse retrasado por la instalación de equipamiento y la adecuación a los controles de calidad.

La intención del laboratorio es vender el medicamento, denominado Atazanavir, al Estado argentino, que actualmente lo importa con un costo de unos 55 millones de dólares al año, según explicó López.