Rafaela: A finales del año pasado, el gobierno municipal decidió ir más a fondo en la política de tránsito: ante los casos de alcoholemia positiva no sólo aplica las multas económicas que corresponden sino que ahora le retira el carnet al conductor infractor por un mes o más tiempo.

En los primeros días de este año, los controles de alcoholemia efectuados por inspectores de Protección Vial y Comunitaria arrojaron como resultado 12 casos positivos. Fue durante el primer fin de semana del 2018.
De esta manera, la primera alarma dentro del Municipio local sonaba y en la agenda de aquellos “temas a solucionar”, se anotó la problemática del consumo de alcohol y su impacto en la seguridad vial.
A raíz de estos procedimientos, los agentes municipales labraron en esos dos días un total de 27 actas de constatación en las que registraron 44 infracciones de tránsito, según se informó oficialmente. Del total de los casos de conductores con alcohol en sangre, once eran hombres y la restante una conductora femenina. En tanto, las mediciones estuvieron en el rango desde los 0,59 hasta 1,48 gramos de alcohol en sangre, se consignó.
Por tratarse de alcoholemia, una infracción se considera como grave y se secuestraron 7 licencias de conducir. En los 5 casos restantes no se secuestró el carnet porque el conductor no lo tenía, una falta que también fue motivo de infracción.
También es importante mencionar que de los doce casos de alcoholemia, nueve eran conductores de automóviles y tres de motocicletas.
“Nos habían pedido que seamos más duros en las sanciones de las infracciones. Creo que nos falta, pero vamos por el buen camino”, sostuvo hace unos días una de las fuentes consultadas dentro del Municipio, a LA OPINION.
Las primeras señales comenzaron a registrarse en los últimos dos meses del año pasado, cuando el Estado local comenzó a quitar oficialmente el carnet por alcoholemia positiva, yendo más a fondo en la política de tránsito, una de las banderas de la gestión del intendente, Luis Castellano. “Creo que los mensajes de advertencia se agotaron. Hemos inculcado un mensaje en la persona que tiene que manejar. Reducimos el número de infracciones, pero la sociedad nos pide más”, le dijo un funcionario municipal a este Medio.
Ante los casos de alcoholemia positiva (el permitido es 0:2 en motos y 0;5 en autos), los juzgados de Faltas municipales no solo aplican las multas económicas que corresponden sino que ahora también ordenan retirar el carnet al conductor infractor por un mes o más tiempo.
Y ya hay pruebas de esto, como el Acta 667659, donde por alcoholemia (positiva 0.97) fue inhabilitado desde el 28 de diciembre del año pasado al 25 de enero de este año. O bien el Acta 667737, que también por alcoholemia positiva, en este caso un 1.59, donde todavía hoy la persona se encuentra sin su carnet, ya que cometió la infracción el pasado 28 de diciembre y hasta el 27 de febrero no termina su sanción, es decir no puede conducir.
En tanto, este Diario pudo constatar que hay casos que aún no están resueltos. Como el de una chica a la que le retuvieron el carnet en Bella Italia por alcoholemia positiva en el marco de controles de la Agencia Provincial de Seguridad Vial -mediante un convenio los casos son atendidos por los juzgados de Faltas rafaelinos-. La inhabilitaron por 2 meses y le hicieron un acta. Una vez cumplida la inhabilitación de Bella Italia, la inhabilitarían por 6 meses más en nuestra ciudad, para que no pueda conducir.

Medidas más profundas

Es evidente que ahora el problema de una alcoholemia positiva ya no se soluciona con plata. Esa sanción tuvo su período, que al principio funcionó bien, pero al parecer, con el correr del tiempo, esa vara se fue saltando y ya no objetó tanto respeto puesto que los infractores pagan los 6.500 pesos y luego continúan al frente del volante.
La intención ahora es hacer sentir el efecto de que cometiste una infracción, una infracción grave que se puede convertir en una tragedia. ¿Cuántas veces hemos comunicado accidentes donde el alcohol tuvo que ver? O bien accidentes de tránsito donde muchas veces un tercero se lleva la peor parte, sin haber tenido nada que ver.
El hecho de que el ciudadano tenga que caminar un mes sin poder manejar o bien depender de una suerte de conductor designado que nos lleve donde necesitamos ir.
Con este cambio de perspectiva y la decisión de endurecer el esquema de sanciones por parte del Municipio, antes de tomar un vino, una cerveza o un champán durante una salida a comer o a un bar de los tantos que se sumaron a la noche rafaelina, es bueno estar al tanto previamente que si a la salida hay operativos de tránsito y nos controlan el nivel de alcohol en sangre es posible que nos pueda salir carísimo. Es que además de la sanción económica el juez de Faltas podrá inhabilitar para conducir por un plazo que puede girar en torno a un mes. Ahora, más que nunca, a hacer las cosas bien, y a tener todo esto en cuenta.

Comentarios