El senado holandés ha dado su respaldo a la ley tras varias jornadas de debate y una tensa votación. Se les enviarán dos cartas de advertencia a todas las personas que sean mayores de 18 años. Si no contestan a ninguna de ellas, se les registrará en el sistema bajo el apartado “sin objeciones” sobre la donación de sus órganos.
Todos los ciudadanos holandeses serán donantes de órganos, a no ser que registren explícitamente y por escrito su rechazo a ello, o que una vez muerto, sus familiares no puedan superar la idea de no enterar el cuerpo de sus parientes y por tanto se nieguen a donar los órganos de la persona fallecida.

El senado holandés ha dado su respaldo a la ley tras varias jornadas de debate y una tensa votación. Se les enviarán dos cartas de advertencia a todas las personas que sean mayores de 18 años. Si no contestan a ninguna de ellas, se les registrará en el sistema bajo el apartado “sin objeciones” sobre la donación de sus órganos.

La clave de este cambio es concienciar a la gente sobre la necesidad de donar y evitar que muchos se olviden de confirmar su deseo antes de fallecer.Esta iniciativa ha sido propuesta en la anterior legislatura por los democristianos D66 y fue entonces aprobada por el Parlamento. En el Senado, obtuvo el voto a favor de 28 miembros, mientras que 36 votaron en contra porque consideraron que esta ley permite al Estado decidir sobre el cuerpo de los ciudadanos y otros creen que su aplicación costará mucho dinero y nada garantiza su efectividad.

Fundaciones como la del Corazón o el Hígado aplauden esta nueva norma como “un gran avance” para los pacientes que están en lista de espera. A día de hoy hay unas seis millones de personas anotadas en el registro de donantes, de las cuales un 60% da permiso para la donación, mientras que un 29% deja por escrito que su cuerpo debe ser enterado al completo y niega entregárselo a la Medicina. Otro 11% autoriza a otra persona para decidir por él cuando fallezca, dependiendo de lo que eso signifique para sus familiares.

La nueva ley comenzará a aplicarse en 2020 y en los próximos años, la Fundación Holandesa para los Trasplantes (NTS, en sus siglas en neerlandés) debe proporcionar información sobre las consecuencias prácticas de la ley, en nombre del Ministerio de Sanidad. Su directora, Bernadette Haase, señaló que intentarán resolver dudas sobre de qué va la ley, qué pasa hasta que entre en vigor y qué supone si una persona no registra su elección.

Comentarios