El líder de los Camioneros participó del programa de Mirtha Legrand. Allí afirmó que la movilización que impulsa para el próximo miércoles se debe a que el gobierno “no cumplió” y negó que la haya propiciado para contrarrestar las demandas judiciales en su contra.

El líder de los Camioneros, Hugo Moyano, afirmó que la movilización que impulsa para el próximo miércoles se debe a que el gobierno “no cumplió” y a esta altura “dialogar no sirve”, al tiempo que negó que la haya propiciado para contrarrestar las demandas judiciales en su contra.

“Nada que ver, es otro de los disparates que se dicen”, expresó.

“La gente está sufriendo necesidades, perdiendo el poder adquisitivo de los salarios, lo que pasó con los jubilados”, enumeró durante su participación en el programa de Mirtha Legrand.

Aseguró que a la movilización del 21 “yo creo que va a ir mucha gente”, ratificó que será el orador de cierre y sostuvo: “No es como dicen algunos, que voy para contrarrestar (las denuncias judiciales). Nada que ver”, reiteró.

Insistió que “la gente está muy disconforme con lo que está pasando y esto genera este llamado a la movilización”.

Los reclamos “históricamente fueron así, hay que seguir reclamando. Cuando no hay respuesta no queda otro camino”, dijo y señaló: “Creen que con el aumento del 15% está bien. De acuerdo a la inflación no tiene sentido, lo toman como un aumento, es mentira”.

Seguidamente acotó: “Seguramente en mesas como éstas no se entiende, pero donde falta comida si se entiende”, lo cual provocó la reacción de Legrand, quien lo cortó: “Está equivocado, no estamos en contra de los trabajadores”.

Sostuvo además que la movilización servirá “para que la gente se exprese de la forma en la que más le convenga” y sobre la falta de respaldo de gremios fuertes, Moyano se mostró molesto de que se hable de que “fulano o mengano me dio la espalda” y agregó que no le dieron la espalda “los trabajadores” y ello se verá el miércoles 21, aseguró.

Acusó que el gobierno “les manda a decir (que no irán a la marcha) creyendo que van a debilitarla”, y adjudicó el distanciamiento con el gobierno por no haber dicho que estaba de acuerdo con la reforma laboral.

Admitió que durante el gobierno de Mauricio Macri al frente de la Jefatura del gobierno porteño tuvo bien diálogo.

“Teníamos muy buena relación, siempre encontrando solución; después se cortó” y acotó: “cuando no hay solución para qué sirve el diálogo”.