La coalición de centroderecha que encabeza Fuerza Italia, del ex primer ministro Silvio Berlusconi, se consolida como gran favorita para las elecciones que el 4 de marzo renovarán a las dos cámaras del Parlamento italiano para formar un nuevo gobierno.

La alianza opositora estaría en condiciones de superar la mitad de las 630 bancas de la Cámara de Diputados y las 315 de Senado, según una simulación hecha por la facultad de Ciencia Política de la Universidad de Bolonia en base a las últimas diez encuestas nacionales.

El trabajo confirma así la tendencia de los tres sondeos publicados el viernes pasado, último día antes de la veda de encuestas, y que marca una clara ventaja para el grupo formado por Fuerza Italia (FI) de Berlusconi, la Liga Norte (LN) de Matteo Salvini, los Hermanos de Italia de Giorgia Meloni y la lista de independientes Quarto Polo.

De acuerdo a la simulación en base a los dos sistemas electorales que convivirán en los comicios -un 33% con colegio uninominal y un 66% con listas sábana-, el polo de centroderecha alcanza a dos semanas de los comicios una intención de voto que le permitiría sumar 162 bancas en el Senado y 312 en Diputados.

Así, la alianza de centroderecha superaría con holgura el piso del 40% de los votos del nuevo Parlamento que la ley electoral pone como mínimo para habilitar la formación de un nuevo gobierno que reemplace al actual de Paolo Gentiloni, que se mantiene “en comisión” desde la disolución del Legislativo dispuesta en diciembre, hasta que asuma un nuevo Ejecutivo.

La alianza de centroderecha, de todos modos, aún no tiene un candidato a primer ministro unificado.

Berlusconi, imposibilitado de se candidato hasta 2019 por una condena por fraude fiscal, promueve al presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani y Salvini insiste en que será él quien guíe el Ejecutivo si la Liga obtiene más votos que Fuerza Italia.

Por el momento, FI aventaja por unos 25 legisladores a la LN y, por eso, Berlusconi abrió esta semana la posibilidad de que Salvini, el exponente de la anti inmigración y el rechazo al islam en el país, pueda ocupar el Ministerio del Interior en caso de un gobierno de Tajani.

De acuerdo al estudio de la universidad al que accedió Télam, el también opositor Movimiento Cinco Estrellas se convertiría por sí solo en la segunda fuerza del Parlamento, con 140 diputados y 60 senadores.

El Cinco Estrellas, que ha moderado su discurso anti euro y crítico con Europa, propone como candidato a primer ministro al vicepresidente de Diputados, Luigi Di Maio, quien con 31 años ha sido blanco de las críticas de Berlusconi por su juventud e inexperiencia.

La simulación que tomó como base las últimas 10 encuestas a nivel país agregó que el oficialista Partido Democrático (PD) sería “penalizado” por los votantes por la división con la que encara los comicios y quedaría sólo con 132 diputados y 66 senadores.

De todas formas, los números del PD subirían a 141 y 74, respectivamente, si se considera la eventual alianza con fuerzas de izquierda. De todas maneras, seguiría lejos de disputarle el primer lugar a la centroderecha.

En ese escenario no se contabilizan aún los votos del grupo de centroizquierda Libres e Iguales, una escisión del PD que se alejó del oficialismo a fines de 2017 con duros cuestionamientos a la figura del ex premier y nuevamente candidato Matteo Renzi.

La fuerza que tiene como máximo exponente al presidente del Senado, Pietro Grasso, podría alzarse con 24 diputados y 12 senadores, que una vez que asuman las bancas el 23 de marzo próximo no se descarta que puedan acercarse al resto de la centroizquierda para buscar formar gobierno.

Los números de la simulación, que van en línea con las encuestas de Ipsos, Piépoli y Demos publicadas el viernes, ratifican un escenario de clara ventaja de la centroderecha que podría formar un gobierno por sí sola, sin necesidad de acudir a una “gran coalición” como en el modelo alemán.

Según Vasallo, “las posibilidades para la centroderecha de obtener una mayoría autosuficiente o de quedar cerca se han elevado un poco. En particular, buena parte del resultado se jugará en el sur del país, donde muchos colegios uninominales se debaten voto a voto entre la centroderecha y el Cinco Estrellas”; apuntó.

Los parlamentarios elegidos el 4 de marzo iniciarán formalmente la XVIII Legislatura el 23 de ese mes, en un escenario en el que tanto Berlusconi como Renzi ya se han decantado por un regreso a las urnas en caso de que ninguna alianza o coalición obtenga el 40% de los votos que exige la ley electoral.

La otra gran incógnita es la participación ya que las estimaciones de abstencionismo van del 25 al 45%.