Comienzan las clases y junto a ellas un dilema que preocupa a muchos padres. Qué darles de comer a sus hijos cuando comienza el ciclo escolar. Una especialista explicó la importancia de preparar opciones variadas y atractivas.

La vuelta al colegio supone cambios y readaptaciones para muchos chicos. Uno de los aspectos que más preocupan a los padres es la alimentación, ya que no es muy común que los más pequeños coman correctamente. Lo más frecuente es que consuman snacks, golosinas y productos que nada contribuyen al aporte de nutrientes.

Lo cierto es que la alimentación en la infancia es la clave para prevenir el sobrepeso. Debido al desgaste energético que sufren los chicos por las actividades escolares, es indispensable cuidar lo que comen y planificar inteligentemente sus viandas al momento de retomar las clases.

La nutricionista Delfina Fahey explicó a Infobae que está demostrado que omitir el desayuno interfiere en los procesos de aprendizaje y concentración. Por eso, los niños no deben salir de sus casas sin esa comida. “Lo ideal es hacerlo juntos para darle importancia a esta comida, levantate a tiempo y disponé de los alimentos de lácteos semidescremados, cereal, o pan de salvado, queso untable y fruta en tu casa”, dijo.

Es de vital importancia evitar los ayunos prolongados que solo conducen al descontrol alimentario y siempre es recomendable elegir alimentos frescos como las frutas, gelatinas, barras de cereal nutritivas y frutas secas como las almendras y las avellanas.

“Al momento de realizar las compras se pueden reemplazar los lácteos enteros por los descremados, las gaseosas por agua, el pan común por el de salvado, el queso cremoso por el untable descremado. Elegir cortes de carnes magros y ofrecer una alimentación completa y variada a fin de aumentar el rendimiento físico y mental”, afirmó Fahey.

También conviene evitar que la vianda tenga hamburguesas industrializadas, salchichas, snacks y panchos. “Los niños pasan muchas horas en la escuela, por eso resulta práctico educarlos para que comprendan que opciones elegir en el kiosko escolar y que tentempiés saludables cargar en su mochila para no llegar con tanta hambre a la hora de la cena”, detalló la especialista.

Y agregó: “Es importante ser flexibles con la alimentación de nuestros hijos, conocer qué comen a lo largo del día, respetar su deseo de apetito y saciedad, y no forzarlos a comer hasta terminar el plato”.

Lo que se recomienda es organizar con antelación el menú semanal y si durante las vacaciones hemos descuidado nuestra alimentación y la de nuestros hijos, es un buen momento para reprogramar los hábitos saludables. Algunas opciones nutritivas para el menú son:

– Sándwich de pan integral con pollo, lechuga, tomate y queso untable descremado.

– Ensalada de atún, espinaca, queso, champiñones y tomates cherry

– Tarta integral de vegetales

– Ensalada de tirabuzones tricolor, repollo colorado, aceitunas y rucula

– Empanadas de humita

– Ensalada de huevo duro, zanahoria, choclo y tomate

– Fajitas de vegetales con tiritas de carne y guacamole

– Ensalada con lentejas, zanahoria, remolacha y queso

– Hamburguesas de cereales (quinoa, mijo o trigo burgol)

– Ensalada fresca pollo con ensalada de zanahoria y choclo

– Ensalada de arroz, atún y tomate. Una banana

– Milanesa con lechuga y tomate

– Sándwich de pan árabe con queso, jamón cocido, palmitos y peceto