La actriz relató lo que tuvo que vivir en Migraciones como consecuencia de la viralización del video donde se la ve teniendo relaciones sexuales.

Florencia Peña contó lo que le tocó vivir cuando pasó por Migraciones en Miami, Estados Unidos, a causa de la filtración de su video íntimo, ocurrida en diciembre de 2012.

La actriz relató en el ciclo radial “Perros de la calle” la anécdota de lo que tuvo que afrontar en el aeropuerto como consecuencia de la viralización de las imágenes donde se la veía teniendo relaciones sexuales con Mariano Otero, su pareja de entonces.

Así recordó Florencia Peña, en la entrevista radial, su desafortunado paso por Migraciones, en Miami: “Me toca un centroamericano, un puertorriqueño, que cuando ve que soy argentina me empieza a hablar en castellano -dijo-. Me preguntó qué hacía y yo le respondí: ‘Vengo a Disney con mis hijos’. Luego, me preguntó: ‘¿Qué hacés tú?’ Yo le dije: ‘Soy actriz’. Me pide mi nombre, me busca, no sé si enganchó el video, yo creo que sí, y empezó a decir: ‘¡Pero esto no se puede mirar!’. Fue tremendo”.

La actriz destacó que, oportunamente, recurrió a la Justicia, pero hasta ahora, no hay sentencia. “Tengo cinco juicios: a Google, Yahoo y a tres medios gráficos -expresó-. No sé si voy a ganarlos, porque no hay legislación. A mí me gustaría sentar jurisprudencia. Mi abogado me dijo: ‘¿Querés seguir con esto? Porque tenés que poner guita para seguir la demanda’. Además, ya pasaron cinco, nos quedan por lo menos ocho años más. Yo le dije: ‘Hasta el final’. Pero más allá de que si gano o no plata, quiero seguir hasta el final porque este es el delito moderno”.

“Ese video va a estar siempre en la web porque lo vuelven a subir -explicó Flor Peña-. Yo lo que quiero es sentar jurisprudencia para que paguen los que cometen esos delitos. Hay una sensación general de decir: ‘Jodete porque te filmás’. Y vos no tenés derecho a tu privacidad. Yo me filmé para mí y me voy a seguir filmando si quiero. No me van a decir lo que tengo que hacer o no. Lo que sí quiero es que esa persona, en el momento de robar algo, lo piense, porque va a ir en cana, como pasa en los Estados Unidos y en otras partes. Acá no pasa nada”.

En los cinco años que han transcurrido desde la filtración del video, Florencia Peña no ha podido dar con la identidad de quién le hizo ese daño. “Eso nunca lo supe, me lo robaron de la nube o de algún lugar… habiéndolo borrado, yo no sabía que no se borraba –sostuvo–. Hay un montón de cosas que hoy aprendí. Pudo haber sido desde la compu o del teléfono que lo mandamos a arreglar. Pero la realidad es entender que necesitamos leyes que regulen esto y sentar jurisprudencia. Todas aquellas a las que le pasó no siguieron con los juicios adelante, soy la única”.

Por otra parte, Peña opinó que no es igual para una mujer que para un hombre el hecho de que se viralicen sus videos íntimos. “El bullying que me generó a mí no lo puedo ni explicar… Y eso que yo tengo una personalidad…-reflexionó-. Yo no quería salir a la calle y te juro que me la recontra banco. Me moría de vergüenza. Yo pensaba: ‘¿Cómo puede ser que me muera de vergüenza?’…”.

Por último, Florencia dijo: “Si hace cinco años hubiésemos tenido esta conciencia de género, yo me habría sentido más acompañada. Me sentí muy sola en ese momento”, finalizó.