Según la Anmat, “todos los productos absorbentes” de esta marca presentan “fallas de calidad” que implican “riesgo sanitario”.

De acuerdo al texto de la disposición 1540/2018 publicada este martes en el Boletín Oficial, “no figura domicilio de fabricación en el rótulo del producto”, “todas las bolsas de envase tienen la misma fecha de vencimiento y lote, no importa el modelo del pañal”, “las condiciones de fabricación son deplorables”, “la planta se encuentra abarrotada de materiales y productos”, “no hay control de plagas”, y “puede verse excremento de roedores en los rincones y sobre los rollos de materia prima”, entre otras irregularidades.