El Presidente recibió a la mesa de la lechería por la crisis del sector. “Se le explicó la situación de coyuntura que estamos atravesando, que dejó de ser un negocio”, sostuvo Marcelo Aimaro (secretario de Meprolsafe).

Los integrantes de la mesa de la lechería se reunieron ayer en la Casa Rosada con el presidente Mauricio Macri para tratar los problemas relevantes del sector, como la competitividad y el precio que se le paga a los productores.

Luego de una reunión previa en el Ministerio de Agroindustria de la Nación el pasado martes, el sector productivo lácteo mantuvo la esperada reunión con el Presidente, a fin de poner sobre la mesa los problemas que aquejan a los productores.

Entre las principales dificultades mencionaron “el precio de la leche en tranquera que se paga a los tamberos que, en caso de los pequeños y medianos, no alcanza para cubrir los costos del establecimiento”, según informó la agencia NA.

“Se le explicó al Presidente la situación de coyuntura que estamos atravesando, que dejó de ser un negocio, que el productor no tiene rentabilidad, que nuestros costos son elevados y hay que buscarle algún tipo de solución. Si no se mejora esta cadena, no vemos que pueda haber una solución. Siguen los interrogantes, pero soy optimista”, precisó Marcelo Aimaro (secretario de Meprolsafe) ante la consulta de un cronista de La Opinión.

En nuestra zona las empresas están pagando de promedio de $ 5,75 el litro de leche y están por debajo a los costos estimados de los productores entre 6,50 y 7 pesos, mientras que en góndola el precio está alrededor de $ 30 el litro.

Asistieron los ministros de Buenos Aires, Leonardo Sarquís; de Córdoba, Sergio Busso; de Santa Fe, Alicia Ciciliani y de La Pampa, Ricardo Moralejo también participaron el presidente del Banco de la Nación Argentina, Javier González Fraga y el senador de la Nación, Alfredo De Angeli, Daniel Pelegrina, titular de la Sociedad Rural, Miguel Paulón por el CIL, funcionarios del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa); del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Comercio Interior y Viabilidad, entre otros.

Macri estuvo acompañado por el ministro de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere y el vicejefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui. Por parte del Ministerio estuvieron los secretarios de Agricultura, Ganadería y Pesca, Guillermo Bernaudo y de Mercados Agroindustriales, Marisa Bircher y el subsecretario de Lechería, Alejandro Sammartino.

Uno de los temas que se planteó es que el Gobierno nacional pague la deuda de 200 millones que mantiene con los productores de la provincia de Santa Fe, una promesa que lleva un año. “Ciciliani comentó que habló con funcionarios de Economía y la semana entrante estaría saliendo el segundo tramo de 50 millones de pesos”, destacó Aimaro a este diario. Quedó abierto el diálogo para dentro de 60 a 90 días.

Un sector clave

Por su parte, el ministro Etchevehere señaló que “la lechería es un sector clave para el desarrollo social y económico de la Argentina”, a la vez que hizo hincapié en la necesidad de “aumentar la eficiencia de la cadena como así también de incrementar la presencia de nuestros productos lácteos, de excelente calidad, en cada vez más mercados”.

Allí, se analizó la situación estructural del sector y se ahondó en infraestructura y caminos rurales; financiamiento y líneas crediticias para inversión; transparencia y ordenamiento del mercado interno; aspectos impositivos, apertura de mercados y promoción comercial especialmente del Mercosur hacia distintos mercados como Rusia, México, Japón, Corea del Sur, China, Estados Unidos y México, informó la cartera que conduce Etchevehere.

La falta de precios para los tamberos que hace 5 meses cobran lo mismo por el el litro de leche es otra de las dificultades que atraviesan los tambos. También los costos de producción subieron: el costo de alimentación, el gasoil, se incrementaron cerca de un 25% en los últimos tres meses; a lo que hay que sumarle ahora la sequía que se calcula afectado un 70% de los productores lácteos.

A su vez, solicitaron que se vuelva a aplicar la medida que liberaba a los tamberos de un 5% de retención de la AFIP sobre el precio de la leche, lo que implicaría al menos unos 25 o 28 centavos más por litro.

Si bien hay créditos disponibles para la lechería ocurre que cuando se arma la carpeta para presentar a Banco Nación, se deben certificar los balances en el Colegio de Contadores.

La certificación requiere un porcentaje sobre el patrimonio neto, lo que hace que la presentación de una carpeta de crédito le está costando al productor alrededor de 50 mil pesos anuales.

“Se habló del tema de la presión impositiva y de buscar la manera que desde lo financiero ingrese más dinero a los productores en el corto plazo”, remarcó Pelegrina a la prensa tras el encuentro.

Agregó que “también se habló de infraestructura, de acortar los plazos de pago, que bajen las retenciones del IVA y la necesidad de créditos blandos para las inversiones que tenemos que hacer”.

“La situación es complicada después de tantos años de desarreglos, lo que produjo un desequilibrio profundo en la competitividad de los tambos”, finalizó el presidente de la SRA.