Lo aseveró Máximo Sozzo, director del Programa Delito y Sociedad de la UNL, al analizar los mensajes que desde el gobierno central se dirigen en torno a la temática de la seguridad y el uso de la fuerza. Cuestionó la ponderación del agente que mató a un delincuente desde el punto de vista jurídico como desde lo político.

Máximo Sozzo (LT10)

El accionar del agente Luis Chocobar en ocasión de defender a un turista que resultó apuñalado en el barrio de La Boca de Buenos Aires, provocando la muerte del delincuente, desató el debate en torno a la normativa que rige a las fuerzas de seguridad. En tal sentido, Máximo Sozzo, director del Programa Delito y Sociedad de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), observó con preocupación sobre “los mensajes que se han enviado con relación al uso de la fuerza por parte de la institución policial desde el gobierno federal desde el inicio de la nueva gestión (de Mauricio Macri)”.

Al ser consultado de LT10, el académico hizo hincapié en que “el caso Chocobar es injustificable tanto desde el punto de vista jurídico como del punto de vista político. Las fuerzas policiales tienen una larga tradición de ‘leer’ los mensajes que provienen del mundo de la política y esos mensajes son muy efectivos habilitando o deshabilitando determinadas prácticas”. Bajo esa misma línea argumental, consideró que la decisión del presidente de la Nación de recibir al propio Chocobar y “tratarlo como un héroe y, en general, los discursos de la ministra (Patricia) Bullrich han sido terriblemente desafortunados porque envían un mensaje hacia las fuerzas federales y hacia las fuerzas provinciales acerca de que ese tipo de práctica del uso de la fuerza está habilitada”.

A la hora de ahondar en la temática, Sozzo recordó que cuando asumió Carlos Reutemann como gobernador de Santa Fe en 1999 “designó como secretario de Seguridad Pública a un pretendido experto de apellido Álvarez que generó un discurso al interior de la fuerza policial extraordinariamente favorable al uso de la fuerza para combatir el delito. Eso genera en la provincia un ascenso en el volumen de muertes por las fuerzas policiales. Creció el número de muertos por la policía un 300% en tres años”, resaltó.

Habida cuenta de esa estadística, el abogado fundamentó que “los mensajes de la política pueden producir efectos terriblemente dramáticos”.

En relación con la denominada “doctrina Chocobar”, Sozzo consideró que “es completamente ridículo que puede constituirse una doctrina a partir de una política policial que incumple con aspectos legales y constitucionales vigentes”. “La idea que plantea la ministra Bullrich –continuó– de avanzar hasta reformar la ley es también problemática porque los principios y reglas que encontramos en los textos legales en torno a la legítima defensa y al uso de la fuerza son principios que tienen raigambre constitucional y están enraizados en los tratados internacionales de derechos humanos”. Vale decir que “no hay mucho espacio para producir una reforma legal que no sea velozmente considerada inconstitucional por los Tribunales de Justicia”, esgrimió con énfasis.