Desde la institución que reúne a los letrados se manifestaron en contra de una práctica de la Unidad de Información Financiera (UIF) que apunta a determinar el origen del dinero con que algunos sospechosos de delitos le pagan a sus defensores

El Colegio de Abogados de Rosario se manifestó en contra de la decisión de la Unidad de Información Financiera (UIF) de investigar especialmente a penalistas sobre el origen del dinero que su cliente utilizó para pagarles.

“Es una medida de show mediático”, se quejó David Lisandrello, secretario del Colegio Abogados de Rosario en contacto con Radio 2.

Lisandrello explicó que los abogados, por su tarea, no están obligados a reportar operaciones sospechosos como los contadores por ejemplo; y en caso que supieran de ellas, están protegidas por el secreto profesional. “No confundamos el rol del abogado con el de su cliente”, señaló.

La medida abarcará a los abogados penalistas que defiendan a procesados por delitos de gravedad, como lavado de dinero, narcotráfico, corrupción o trata de personas. Con este plan el organismo apunta a determinar de dónde provienen los grandes fondos de los investigados para pagar a sus costosos abogados.