Así lo indicó un informe elaborado por una fundación de la capital provincial. Se trata, en promedio, de unos 2.700 pesos menos por mes.

En Rosario, la brecha salarial entre hombres y mujeres no sólo supera la media nacional, sino que casi duplica la de otras ciudades como, por ejemplo, la capital provincial. Un informe elaborado por una fundación de la ciudad de Santa Fe indica que las empleadas rosarinas ganan un 29,40 % menos que sus pares varones. En dinero, contante y sonante, esto significa un promedio de 2.700 pesos menos cada mes.

Así lo indica un informe sobre brechas de género en el mercado de trabajo santafesino. El estudio se propone abordar de manera comparada ciertas características del mercado de trabajo en los dos grandes aglomerados urbanos de la provincia —el Gran Rosario y el Gran Santa Fe— desde la perspectiva de género, con la idea de comprender cómo las desigualdades entre varones y mujeres se expresan en el ámbito económico.

La investigación fue desarrollada por el observatorio de la Fundación Demos, de la capital provincial, en base a información provista por la Encuesta Permanente de Hogares del Instituto Nacional de Estadística y Censos, referida al segundo trimestre del año pasado.

“Es importante visibilizar estos temas, que generalmente la economía deja de lado”, señala Luisina Logiodice, doctora en Ciencias Sociales, becaria del Conicet e integrante del observatorio de Demos. Y explica que el objetivo de ponerle números a las desigualdades entre varones y mujeres en el mercado de trabajo no es más que exponer “las posiciones diferenciales que tenemos como sujetos, y como éstas se traducen en desigualdades”.

Para Logiodice, se trata en síntesis de revisar los indicadores fundamentales del mercado de trabajo, “para poder hacer una descripción del estado general de la situación actual”.

Como pasa en todo el país, en los dos mayores aglomerados de la provincia los varones tienen más presencia en el mercado laboral que las mujeres. La tasa de actividad masculina, es decir el porcentaje entre la población económicamente activa y la población total, alcanza en el Gran Rosario al 58,1 %, mientras que la femenina es del 38,9 %. Unos 19 puntos menos.

El informe destaca que, aunque el nivel de participación de las mujeres en el mercado de trabajo viene creciendo en las últimas décadas en el país, aún las tasas de participación masculina son marcadamente superiores a las femeninas.

El estudio señala que las mujeres trabajan menos de 35 horas semanales y quieren trabajar más.

No obstante, destaca que la imposibilidad se asocia al mayor tiempo que dedican ellas a labores domésticas y el cuidado del hogar, por fuera del trabajo mercantil.

En comparación, se trata de unas 6,4 horas diarias en promedio, contra 3,4 horas que ocupan los hombres.