El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva está “preparado” para ser detenido en las próximas semanas a raíz de su condena en la Operación Lava Jato, según dice en un libro que presentará el viernes próximo.

El libro “La verdad vencerá: el pueblo sabe por qué me condenan” será lanzado por Lula el viernes y es una entrevista con varios periodistas.

“Estoy preparado para ser detenido”, dice Lula obre el proceso judicial que se le sigue y que puede inhabilitarlo para las elecciones presidenciales de octubre, en las que es favorito a ganarlas según las encuestas.

Los analistas coinciden en que el ex mandatario apunta a crear un hecho político para enfrentar una segura detención en las próximas semanas por parte del Tribunal Regional Federal 4 de Porto Alegre, que lo condenó a 12 años y un mes de prisión.

Sobre todo porque el Supremo Tribunal Federal no puso en agenda para debatir si Lula puede ser encarcelado con un fallo de segunda instancia, sin agotar todos los niveles de la justicia.

Lula acusa a los jueces de perseguirlo: “Todo tiene un precio a ser pagado. Que alguien me prohíba ser candidato será complicado. Yo no soy mayor que la ley, pero ellos se metieron con quien no deberían meterse y no moriré con el mote de ladrón porque soy un inocente injusticiado”.

Los textos más significativos del libro fueron anticipados por la editorial Boitempo.

Lula prepara para la semana próxima una caravana por el sur de Brasil que finalizará en Curitiba, capital del estado de Paraná donde se presume que debe cumplir su condena, a cargo del juez de primera instancia Sérgio Moro.

En la cúpula del Partido de los Trabajadores (PT) se admite que la prisión de su líder podrá ocurrir luego de que el Tribunal Federal Regional 4 (TRF4) confirme la sentencia de 12 años y un mes de prisión que fue apelada.

La intención de los dirigentes “petistas” es que Lula permanezca en contacto con la opinión pública durante su prisión, y para ello comenzaron a evaluar nombres de posibles portavoces, informó hoy el diario Folha de Sao Paulo.

La posibilidad de que sea apresado se acrecentó el martes, cuando la presidenta del Supremo Tribunal Federal, Carmen Lucia Antunes, reiteró que no autorizará que se debata en esa corte un pedido de habeas corpus “preventivo”.

El ex presidente también dijo que las élites brasileñas no permitirán su regreso al juego electoral porque eso no tendría sentido “después del golpe”, como llama al proceso parlamentario que destituyó en 2016 a Dilma Rousseff de la Presidencia.