Cristian Cortez, de 19 años, había ingresado esta madrugada al hospital Rawson de esa provincia, donde le diagnosticaron muerte cerebral. La familia del muchacho duda del accionar de la Policía.

Finalmente murió ayer, el joven supuestamente linchado por vecinos tras robar un celular en barrio Güemes, en Rawson departamento de la provincia de San Juan.

Cristian Cortez había sido derivado al Hospital Rawson, tras descompensarse en la comisaría 25 a donde había sido traslado tras permanecer algunas horas en el calabozo. Allí le diagnosticaron muerte cerebral.

Desde ese centro de salud había sido derivado a la Clínica Virgen de Lourdes, donde finalmente dejó de existir.

La fiscal Claudia Salica confirmó que hay tres detenidos en la causa. Uno es el menor de edad que estaba con Cortez al momento del supuesto arrebato y los otros dos son sospechosos de haber participado de la agresión.

Además, un matrimonio declaró que avisó a la policía, a través del 911, cuando encontró al joven, de 19 años, ensangrentado en la vereda.

“Hemos estado presentes en el testimonio de un matrimonio, quien echó luz para determinar si Cortez llega herido, o no, a la seccional; y se ha podido establecer que ya llega lesionado”, dijo al fiscal a Cadena 3.

El episodio se registró el miércoles en el interior de barrio Güemes, en Rawson, cuando Cristian Cortez habría sido advertido intentando robar un teléfono y tras ser atrapado por vecinos, habría sido golpeado por un grupo antes de la llegada de la Policía.

“Personal de la comisaría 25 lo interceptó con una joven y otro muchacho. Lo llevaron a la comisaría y ahí se desvaneció. Fue trasladado a urgencias del Rawson, donde ha quedado internado”, indicó el subjefe de la Policía, José Morales a Cadena 3.

Cristian era conocido por sus allegados como “Nano” y, según fuentes policiales, ya tenía antecedentes por robo.

Vivía en el barrio Río Blanco con su mamá, Mari, quien puso en duda la versión oficial y le apuntó a la Policía.

“Yo pienso que la Policía lo golpeó. No tiene nada ni siquiera hinchada la cabeza”, dijo a Cadena 3 la mujer entre lágrimas.

Señaló que va a pedir los registros de las cámaras de la comisaría. “Estoy buscando un abogado”, apuntó.

Según se conoció, el muchacho subió al patrullero y entró consciente a la comisaría 25, donde dio sus datos filiatorios. Dos horas después se descompensó y empezó con vómitos, por lo que fue trasladado al Hospital Rawson.

El caso fue caratulado ahora como homicidio. Será el juez de Instrucción Benedicto Correa quien determine quiénes deberán responder por ese delito.