Peter Madsen, el inventor danés de un submarino enjuiciado por el asesinato de Kim Wall admitió el “horrible” desmembramiento del periodista sueca. Madsen está acusado de torturar y asesinar a la mujer de 30 años, antes de arrojar partes de su cuerpo al mar durante un viaje submarino en agosto del año pasado.

El danés mantuvo la segunda versión de los hechos e indicó que la muerte de Wall fue accidental, que se produjo dentro del submarino mientras él se encontraba en cubierta. En un primer momento, declaró que había dejado a la periodista en una isla de Copenhague varias horas después de que subiera al submarino para realizar una entrevista.

Durante el juicio, Madsen describió el desmembramiento como una “situación insana”. El inventor dijo que troceó el cuerpo de la periodista en el baño del submarino y describió la situación como “algo tan horrible que no quiero entrar en detalles. Sólo diré que fue horrible”. Preguntado por las heridas de arma blanca que había en el cuerpo de Wall, indicó que fueron infringidas al azar y que no había motivaciones sexuales en ellas. Asimismo, revelaron que el danés tenía varios vídeos en su ordenador en los que aparecían mujeres que eran asesinadas. De hecho, la noche de la desaparición de Wall, Madsen vio un vídeo de 54 segundos en el que se veía cómo degollaban a una mujer.

El fiscal Jakob Buch-Jepsen dijo que el informe psiquiátrico del acusado, de 47 años, reveló que es un hombre inteligente “con tendencias psicopáticas” y que “no tiene empatía ni sentimientos de culpa”. Además, añadió que el asesinato de Wall fue premeditado porque Madsen llevaba herramientas que normalmente no usaba cuando navegaba.

El torso de Wall se encontró en la costa sur de Copenhague a finales del pasado mes de agosto. Su cabeza, piernas y ropa fueron descubiertas en bolsas de plástico en el mar en octubre y noviembre, junto con objetos de metal pesado diseñados para que quedaran lastrados en el fondo del océano.

El submarino de Madsen estuvo sumergido durante varias horas la noche en la que desapareció Wall. Era invisible para el radar y no respondió de inmediato a los intentos de establecer contacto por radio, indicaron los investigadores.

Cuando se comunicó por radio, Madsen dijo que había dejado a Wall en Refshale Island varias horas después del viaje. Madsen también dijo por radio que no había personas heridas a bordo, solo problemas técnicos. Poco después, reportó por la radio que había caído un pasajero por la borda y cuando llegó a tierra estaba solo en el submarino.

Tras ser arrestado, los forenses encontraron restos de sangre seca en la nariz de Madsen, “Sangre que finalmente resultó ser de Kim Wall”, dijo la fiscalía. El juício contra Madsen está previsto que finalice el próximo 25 de abril.