El 19,8 por ciento de la población no cubría la canasta básica a fin de 2017. El organismo dijo que la tasa nacional bajó al 25,7 por ciento en el segundo semestre

El índice de pobreza bajó casi cinco puntos en un año a nivel nacional y alcanzó sobre el fin de 2017 al 25,7 por ciento de la población. Esa tendencia se profundizó en el Gran Rosario, donde ese indicador bajó casi 7 puntos porcentuales, hasta el 19,8 por ciento. En cambio, fue distinta la trayectoria de la cantidad de personas indigentes: mientras en el conjunto del país se redujo, en la región subió 0,8 punto porcentual y llegó al 4,6 por ciento.╠

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) difundió ayer los índices de pobreza e indigencia. El primero informa sobre el porcentaje personas y hogares que no cubren una canasta básica de bienes y servicios. El segundo, sobre los que no pueden comprar un conjunto de alimentos indispensables.

El organismo estadístico difundió la tercera medición semestral desde que se retomó el relevamiento, que había sido discontinuado en los últimos años del kirchnerismo. Por esta causa, no es posible comparar los datos oficiales de esta nueva serie con los de 2015. Entidades y analistas privados sí midieron un aumento de la pobreza en 2016, como consecuencia de la devaluación y la recesión activadas tras la asunción del presidente Mauricio Macri. Una primera encuesta realizada por el Indec en el segundo trimestre de ese año concluyó que el 32,2 por ciento de la población era pobre. Esa cifra no es comparable con las evaluaciones posteriores, que son semestrales. Pero sí es cierto que, en comparación con el inicio de la propia gestión de Cambiemos, este indicador comenzó a bajar, desde el 30,6 por ciento de fin del 2016, al 28,6 por ciento en el primer semestre de 2017 y al 25,7 por ciento en el segundo.╠

□Especialistas como el sociólogo Daniel Schteingart estimaron que estas cifras de pobreza significan volver a niveles de 2015. Y explicaron que el rebote económico respecto de 2016 y la postergación de los tarifazos jugaron a favor de la reducción del índice de la pobreza en el segundo semestre. La película de 2018 parece más áspera, por la devaluación y la aplicación de las subas tarifarias. En los primeros dos meses, la canasta básica registró un aumento del 5,1 por ciento, hasta los 17.537,8 pesos.

Pero la foto de 2017 pasado favorece al presidente en la comparación con su primer año de gestión. En medio de los tarifazos, anunció en la quinta de Olivos “una noticia que nos confirma que estamos en un buen camino”.╠

□En el Gran Rosario, el porcentaje de pobres bajó más profundamente que a nivel nacional. Según informó el Indec, pasó de 26,7 por ciento en el segundo semestre de 2016 a 19,8 por ciento en el mismo período de 2017. La cantidad de hogares pobres bajó de 19,1 por ciento a 14,6 por ciento. Son 68.405 hogares los que no alcanzan a cubrir la canasta básica de bienes y servicios, que incluyen a 257.371 personas.╠

■□De ese universo, 17.794 hogares, con 60.324 personas de la región son indigentes. En este punto, el aglomerado se comportó en forma distinta que el conjunto, ya que el porcentaje de población que no cubre el costo de la canasta mínima alimentaria subió de 3,8 por ciento a 4,6 por ciento.╠

■□Así como Rosario fue una de las siete ciudades con menos pobres en relación a su población total, fue también uno de los diez aglomerados con mayor porcentaje de indigentes. Y está entre las siete en las que ese indicador subió.