El diputado nacional por Santa Fe opinó tras la exposición del funcionario nacional e hizo un fuerte cuestionamiento tras participar de la audiencia bicameral de seguimiento de la deuda externa, en la que además se consultó al ministro por los datos que lo vinculan a firmas offshore.

La escandalosa reunión en el Congreso con la presentación del ministro de Finanzas, Luis Caputo, dejó mucha tela para cortar. Luis Contigiani, diputado nacional por Santa Fe, opinó tras la exposición del funcionario nacional e hizo un fuerte cuestionamiento tras participar de la audiencia bicameral de seguimiento de la deuda externa, en la que además se consultó al ministro por los datos que lo vinculan a firmas offshore.

La reunión se levantó de forma imprevista, impidiendo la palabra de varios legisladores que estaban anotados. Las explicaciones del funcionario resultaron insuficientes, según Contigiani.

El siguiente es el testimonio de Contigiani en un video que difundió desde su cuenta de Twitter:

“En el informe del ministro Caputo en la Comisión Bicameral del seguimiento de la deuda externa, presidida por el senador José Miguel Maya, en la que se cercenó la toma de la palabra, dejando a muchos legisladores sin la posibilidad de preguntar y hacer nuestros juicios y fundamentos de valor. Han terminado la sesión de manera abrupta y autoritaria. Por eso me dirijo a ustedes por este medio, porque no me lo permitieron hacer allí, debido a esta anomalía”.

“El ministro Caputo ha dado un informe lamentable, muy grave. Ha tenido definiciones por las cuales muchos diputados salimos más preocupados que antes. Ha justificado las cuentas off shore, diciendo que son una “caja de seguridad”, casi invitando a todo el mundo a que tenga off shore. Desconociendo que las cuentas off shore en paraísos fiscales, blindadas de información, constituyen al menos evasión de impuestos, sin tributar en su país de origen. Es lamentable que el ministro las compare con una caja de seguridad. Porque de máxima sabemos que estos mecanismos financieros pueden esconder delitos, como la venta ilegal de armas, tráfico de estupefacientes, lavado de dinero u otros. Por eso es grave lo que dijo el ministro hoy”.

“También señaló algo increíble, en relación a sus declaraciones juradas y pertenencias de empresas. En una de ellas, de Noctúa, dijo ser ‘tenedor de acciones fiduciarias de terceros’. Una especie de testaferro. Y que por eso no tenía obligación de declararlo. Todas las informaciones periodísticas, e incluso lo que dijo Estados Unidos, hablan de que era propietario. E inclusive ‘siendo tenedor de acciones de terceros’, como él explicó, tenía relación con Noctúa y no lo dijo en su momento. Mintió”.

“Tampoco dijo a nombre de quién estaban esas acciones, o quiénes eran los dueños de las acciones que él detenta. Se le preguntó y no lo contestó. A nosotros ni siquiera nos dejaron hacer el interrogante en el recinto. Eso no estaba en su declaración de bienes. Cuando fue interpelado en su momento, le echó la culpa al contador y dijo que en realidad no tenía la obligación de informar”.

“El problema es más de fondo. Es el Ministerio de Finanzas y el ministro Caputo. Mientras sean protagonistas, quiere decir que nuestro país va para el camino de la plata fácil para unos pocos, para el sector financiero, y se aleja de los problemas del sector productivo. Dice en un momento Caputo que con respecto al dólar futuro, él salvó al país de que algunos hicieran grandes negocios, pero que él no tiene ningún contrato de dólar futuro. Pero lo que no dice es que a todos los que participaron del dólar futuro en 2015/16 les dieron las Lebac, con una escandalosa rentabilidad enorme en dólares. El país perdió igual”.

“Por todo esto es que presenté un proyecto para reformar la Ley de Ética Pública, porque Caputo no podría ser ministro con estos antecedentes. Los principales beneficiados de las decisiones que está tomando su ministerio fueron socios del funcionario en su actividad privada”.

“Lo de hoy fue un escándalo: el cercenamiento a muchos jefes de bloque anotados para hablar, el levantamiento de la sesión sin previo aviso, pero sobre todo, las explicaciones que dio el ministro, hasta el momento que se fueron raudamente. Insisto: Caputo no puede ser ministro. Está faltando a la ejemplaridad y la ética que debe tener un funcionario público”.