En la dependencia municipal de Avenida General Paz y Hernandarias, comenzó el registro de puesteros para la tradicional Peregrinación hacia la Basílica de Guadalupe.

Allí, una gran cantidad de personas esperan ser atendidos y conseguir una plaza para poder vender sus productos en la edición 119º del evento religioso.

Uno de los vendedores, contó al móvil de Aire de Santa Fe, que “todos los años es lo mismo, pésima la atención y pésima la venta”.

Uno de los vendedores mostrando la credencial que avala su profesión

Algunos de los precios
Incluso, una mujer que se encuentra en la fila desde el sábado, se descompuso y debió ser asistida urgentemente.

“Nunca arrancan a horario y ahora dicen que se cayó el sistema”, denunciaron.

Además, los comerciantes manifestaron que los mejores puestos son reservados a presuntas asociaciones civiles sin fines de lucro que no tendrían tal objetivo.

“Esos puesteros no son de Santa Fe y venden ropa y santería que no es de alguna institución”. Se advierte que personas que no pertenecen a la ciudad compran esos sectores privilegiados y los revenden.