Así lo manifestó el intendente José Corral en la apertura del Taller Participativo “Urbanismo Táctico en el Parque del Norte”. Representantes de organizaciones e instituciones participaron de esta actividad que tuvo como objetivo proyectar y diseñar una intervención concreta para promover el uso masivo por parte de los vecinos de este espacio de más de 80 hectáreas. Enmarcada en la Estrategia de Resiliencia de la ciudad, cuenta con el respaldo de 100 Ciudades Resilientes (promovido por la Fundación Rockefeller) y la firma Street Plans Collaborative.

Este jueves por la mañana el intendente José Corral encabezó la apertura del Taller Participativo “Urbanismo Táctico en el Parque del Norte” en el CIC Facundo Zuviría. En el marco de la implementación de la Estrategia de Resiliencia, la actividad estuvo coordinada por la secretaria de Desarrollo Estratégico y Resiliencia, Andrea Valsagna, y Anthony García, de la firma Street Plans Collaborative, que ofrece asesoramiento a los integrantes de la red 100 Ciudades Resilientes que promueve la Fundación Rockefeller.

El taller del que participaron representantes de organizaciones e instituciones, tuvo como objetivo pensar y diseñar una intervención concreta que permita promover el uso masivo de Parque del Norte para el disfrute de todos los vecinos de la zona.

“Hace ya un tiempo Santa Fe ha decidido, tras los momentos de sufrimiento causados por las inundaciones y las lluvias, preparase mejor y asumir que los problemas más difíciles se pueden solucionar. Hoy estamos muy agradecidos a la Fundación Rockefeller y Street Plans Collaborative que nos están ayudando”, señaló el intendente José Corral, al tiempo que agradeció la participación de los diferentes actores de la comunidad presentes en la convocatoria.

Oportunidad

Con el foco puesto en el Norte de la ciudad a partir de las obras infraestructura como los desagües Espora y Larrea, que “no se hicieron en su momento”, José Corral destacó que “además de avanzar con estos proyectos millonarios queremos mejorar los espacios públicos y el Parque del Norte es una gran oportunidad”. “Son más de 80 hectáreas que reúnen el viejo vivero municipal, la cava de Borgo, el antiguo relleno sanitario y además todo el entorno, donde hay mucho por hacer. Queremos transformar ese lugar vacante y abandonado, en una oportunidad y en un espacio que disfrutemos todos los santafesinos que proyecte la ciudad a futuro”, aseguró Corral.

“Si uno piensa cómo estaba la Estación Belgrano y cómo la disfrutamos ahora, esto quiere decir que se pueden hacer estas cosas, del mismo modo que vamos a transformar el lugar donde funcionaba el Liceo, en el viejo banco Municipal, y que hoy es un lugar para los emprendedores de la ciudad. Así soñamos también el Parque del Norte, un espacio público que proyecta Santa Fe a futuro”, manifestó el mandatario.

Vale recordar que el Parque del Norte es una iniciativa que implica intervenir unas 230 hectáreas y abarca a los predios del Jardín Botánico Municipal, del ex relleno sanitario y la cava de Borgo, que serán debidamente recuperados y refuncionalizados para que lo disfruten todos los santafesinos. El futuro Parque está delimitado por calle General Quiroga al norte, Avenida Gorriti al sur, Doctor Zavalla al este y Avenida Peñaloza al oeste, incluyendo además paseos, lagos, espacios deportivos, una de las cinco Escuelas de Trabajo, y las instalaciones del Centro de Distrito.

Participación

A su turno, la secretaria de Desarrollo Estratégico y Resiliencia, Andrea Valsagna, contó que “junto a representantes vecinales, asociaciones de avenidas, las distintas iglesias, escuelas, centros culturales y funcionarios de distintas áreas municipales nos reunimos con la idea de empezar a pensar y construir cómo queremos que sea el Parque del Norte. Es una actividad que la estamos haciendo junto a la Fundación Rockefeller. A través del Programa 100 Ciudades Resilientes que Santa Fe integra ya hace más de dos años, nos contactaron con Tony Garcia, de la organización Street Plans Collaborative, que viene trabajando en distintas ciudades del mundo un concepto denominado Urbanismo Táctico”.

Valsagna explicó que esta forma de plantear el desarrollo de la ciudad contempla una modalidad participativa, “no esperar a tener el diseño completo de los proyectos y los recursos, sino comenzar a ejecutarlos. Hoy vamos a ir al Parque con todos los vecinos a pensar qué podemos hacer y ver qué proyecto concretar en un mes y medio, y así comenzar la transformación y apropiarnos de este espacio, este gran pulmón verde del Norte de la ciudad”.

A modo de ejemplo, Andrea Valsagna, indicó que esta metodología “en Santa Fe podemos relacionarla con lo que hicimos en calle Mendoza con las macetas que colocamos a manera de prueba para sumar espacio peatonal. Medimos cómo se usaba calle y la vereda, y quedó en evidencia la densidad de uso peatonal; y este año tenemos los fondos para hacer la intervención definitiva”.

Comunitario

“El urbanismo táctico es una manera de desarrollar la ciudad de una manera que no cuesta mucho dinero y que se puede hacer temporaria. Tiene el beneficio de acelerar y adelantar los proyectos que son necesarios y que la comunidad requiere, pero no quieren esperar 20 o 30 años hasta que se pueda hacer”, sintetizó Anthony García, de la firma Street Plans sobre este concepto para desarrollar obras de infraestructura, espacios verdes, transporte público, bicisendas, paseos peatonales y artísticos entre otras intervenciones.

En esa línea, expuso ejemplos de cómo se pueden organizar los actores comunitarios “para trabajar con la ciudad con el objetivo de diseñar un espacio, y no solo eso, sino construirlo en muy poco tiempo y juntos. Esto nace de la propia necesidad de los vecinos y ellos mismos se organizan. Lo importante es que cada uno asume su responsabilidad”.

Anthony García, por su parte, sostuvo que aunque las intervenciones en un primer momento son temporarias, “siempre son pensadas para un futuro permanente, como lo que pasó en el Time Square en Nueva York, donde algo de tres días tuvo tanto éxito que lo dejaron y hasta hoy esa zona es un espacio público con bancos, cuando antes era una sector de calles”.

Urbanismo Táctico

Para Mike Lydon y Anthony García, ambos de de Street Plans Collaboative, el Urbanismo Táctico es una respuesta a los inconvenientes del proceso convencional de desarrollo de las ciudades. Esta metodología busca pasar “del papel al pavimento”, involucrando a los vecinos en la construcción misma de la transformación urbana que se busca. Por eso, es interesante para intervenir en casos de recuperación de espacios públicos abandonados o en desuso así como para situaciones que implican cambios de hábitos o problemas de convivencia urbana, como cuando se busca ganar espacio para bicicletas y peatones en avenidas que han sido priorizadas para el automóvil.

Esta metodología alienta a las personas a trabajar juntas de manera diferente, permite experimentar físicamente una realidad diferente, amplía la participación pública, evalúa aspectos de una política, programa, plan o proyecto y ofrece beneficios públicos más rápido, agilizando la resiliencia.

Puede decirse que el Urbanismo Táctico consiste en ver la ciudad como laboratorio para probar ideas en tiempo real. Según Street Plans, esta modalidad tiene diferentes impactos: a los ciudadanos les brinda la rápida recuperación, rediseño y reutilización de espacio público; a los desarrolladores y emprendedores les permite recolectar información de la población que pretenden servir/abastecer; a las instituciones activistas les permite obtener apoyo político y de la ciudadanía; y al gobierno le permite implementar buenas prácticas rápidamente.

Para conocer más acerca de esta iniciativa, se sugiere ingresar en www.street-plans.com.