En el Salón Blanco de la Casa de Gobierno, el gobernador presentó públicamente el proyecto para modificar la Carta Magna provincial vigente desde 1962. Ponderó la posibilidad de “encarar de manera seria, responsable, plural, democrática y participativa” la iniciativa.

Miguel Lifschitz (LT9)

Tal como estaba previsto, durante la mañana de este lunes Miguel Lifschitz presentó públicamente el proyecto de reforma constitucional. El acto tuvo lugar en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno y allí estuvieron presentes todos los integrantes de su gabinete y distintos referentes del arco político. “Se abre una oportunidad para la provincia que, por distintas razones no pudo darse con anterioridad”, señaló el jefe del Ejecutivo provincial y ponderó la posibilidad de “encarar de manera seria, responsable, plural, democrática y participativa un proceso de reforma constitucional”.

“No es una ocurrencia de nuestro gobierno –aclaró en su alocución Lifschitz–, sino que surgió en las propuestas, las ideas, de otros gobernadores de distintos partidos políticos, de constitucionalistas, de expertos, de políticos de todos los sectores”.

Desde la perspectiva del gobernador, el proceso de reforma “se viene madurando en la sociedad civil, en las instituciones. Llevamos ya 28 meses de gestión y desde el mismo momento en que empezamos esta gestión, planteamos la necesidad de la reforma de la Constitución”, adujo.

En esa misma línea, Lifschitz repasó las distintas instancias de diálogo con entablaron durante 2016 y 2017. “Desde ese momento, hasta hoy no hemos parado. Hemos avanzado en reuniones, seminarios, conferencias, llevando el debate de la reforma a cada una de las regiones. Llegamos hoy con un camino andado, con un proceso que se ha ido consolidando”, esgrimió.

De cara al debate legislativo, el titular de la Casa Gris señaló que “ahora la Legislatura tiene una enorme responsabilidad” en función de los ejes que deberá tratar la Asamblea Constituyente. “En general, hemos relevado que la dirigencia política de todos los partidos tiene que una mirada favorable”, consignó.

Lifschitz no dejó de hacer hincapié en la “consolidar derechos adquiridos”. “Estamos hablando de ampliar derechos –agregó–, estamos hablando de mejorar la calidad institucional, de transparencia, de autonomía de los municipios, de independencia de la Poder Judicial –expuso enfático–. Estamos hablando de temas que son fundamentales para el presente y el futuro de Santa Fe”.

Antonio Bonfatti (LT10)

Tras la exposición del gobernador, su antecesor se mostró a favor de la reforma. “Son 20 años de intentos, ojalá se concrete”, manifestó Antonio Bonfatti en rueda de prensa. En cuanto al respaldo que podrá tener la iniciativa en la Legislatura, dijo: “No he hecho el tanteador todavía –bromeó–, pero hemos tenido tiempo para lograr consensos. Esperamos lo antes posible someterlo a la votación”.

Frente a los puntos que considera más relevantes del proyecto, el presidente de la Cámara de Diputados de la provincia indicó: “No hay un tema en particular, hay temas que son importantísimos. Los derechos, en general, de tercera y cuarta generación, tratados internacionales, que las empresas de Aguas y Energía queden para la provincia. Si hubiese estado el banco de Santa Fe, no lo hubiésemos perdido”, planteó Bonfatti.