El gobierno de Ecuador informó que sigue sin localizar los cuerpos de los dos periodistas ecuatorianos asesinados y su chofer, pero que continúan los esfuerzos para ubicarlos y repatriarlos.

Los periodistas fueron secuestrados y luego asesinados por una formación disidente de la guerrilla colombiana Farc. “Se están haciendo todos los esfuerzos en este momento con organismos internacionales que nos están ayudando en esto” como el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), dijo el ministro del Interior ecuatoriano, César Navas.

El funcionario indicó que se ha establecido que los cadáveres se encuentran en territorio de Colombia, donde al parecer también fueron asesinados a manos del grupo disidente de las Farc (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), liderado por el guerrillero conocido como “Guacho”. “El secuestrador no está aquí en el país. Guacho es colombiano”, señaló Navas en una rueda de prensa convocada para detallar las acciones desplegadas en la frontera entre ambos países tras conocer la muerte de los periodistas el viernes pasado.

Sin embargo, el gobierno colombiano ha sido enfático en recalcar que “Guacho” es de nacionalidad ecuatoriana, aunque no obstante da su respaldo a las autoridades vecinas. “Ofrecemos nuestro apoyo y respaldo al gobierno ecuatoriano y estamos atentos a lo que conjuntamente podamos lograr para hacer justicia, con el fin de que los responsables de estos hechos paguen por sus acciones”, detalló la Cancillería colombiana.

Navas admitió que “podría haber una cuarta víctima” de acuerdo a los estudios morfológicos de las fotografías difundidas por la prensa. En los operativos realizados se detuvo a nueve personas. Ocho de ellos están bajo investigación y son miembros activos de la columna “Oliver Sinisterra”, formada por guerrilleros disidentes de las Farc liderados por “Guacho”.

El jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, César Merizalde, desmintió que en los operativos de los últimos tres días se hayan registrado militares heridos. “Eso es falso”, comentó. El secretario de Comunicación, Andrés Michelena, llamó a la unidad del país. “La intención no es echar la culpa a nadie, si hubo errores sabremos reconocerlo. No es culpa de los periodistas, no es culpa del Estado, el enemigo está afuera”, expresó.

Por su parte, las autoridades colombianas instalaron un equipo forense en el municipio de Tumaco, fronterizo con Ecuador, ante la posibilidad de que los cuerpos sean entregados en esa zona del país por las Farc disidentes. “Estará disponible sin importar a qué lado de la frontera se encuentren los cuerpos”, indicó el vicepresidente de Colombia, Oscar Naranjo.Los periodistas y el chofer fueron secuestrados el 26 de febrero cerca de la línea de frontera entre Ecuador y Colombia, pero del lado ecuatoriano.