Se trata de dos firmas transportistas que estarían involucradas en negocios indebidos en el club Independiente, del que Hugo es presidente.

Dos empresas de transporte fueron allanadas ayer por orden del juez federal de Quilmes Luis Armella con el objetivo de buscar comprobantes de pagos del sindicato de Camioneros para traslados de la barra brava de Independiente a distintos partidos que disputó el club en el país.

La medida tuvo lugar en el marco de la causa por presunto lavado de dinero que se sigue contra Hugo y Pablo Moyano por negocios indebidos en el club de Independiente.

Los allanamientos realizados por Prefectura Naval tuvieron lugar en Almirante Brown y en la localidad de Morón, ambas de la provincia de Buenos Aires.

Según indicaron fuentes judiciales, la medida fue para buscar comprobantes de pago o cheques por parte del gremio de Camioneros por el pago de transporte de la barra brava de Independiente a distintos partidos de fútbol.

Esta causa se inició por declaración del líder barrabrava de Independiente Pablo Bebote Alvarez, quien acusó a Hugo y Pablo Moyano por supuestamente haber participado de operaciones de lavado de dinero en el club de Avellaneda.

El barrabrava brindó información a la Justicia sobre más empresas que habrían sido extorsionadas por los dirigentes sindicales e, incluso, dio nombres de testigos que podrían confirmar sus dichos.

En su declaración, Alvarez sostuvo que en el tercer piso de la sede de Camioneros Hugo Moyano lo instó a que desistiera de presentarse en una lista para ser presidente del club de Avellaneda y aseguró que a partir de ese momento empezaron los problemas con los dos sindicalistas.

Según sostuvo el barrabrava, los Moyano tenían un grupo de empresas para lavar dinero y, en ese sentido, se refirió a Martín Tur, la cual era utilizada para los viajes del plantel de Independiente.

Dijo al respecto que un grupo de compañías era usado para justificar gastos —algunos abultados— del club y otras eran extorsionadas para entregar de manera gratuita sus productos bajo la amenaza de sufrir medidas de fuerza por parte del líder sindical. Además, afirmó que la maniobra consistía en que esos productos que las empresas entregaban luego eran facturadas por el Independiente a la empresa Aconra, atribuida a la esposa de Hugo Moyano.

Bebote señaló también que mucha información que aportó en el juzgado se la contó el propio Pablo Moyano y, en su declaración, acompañó artículos periodísticos y anotaciones de puño y letra que hizo mientras cumple prisión preventiva.

El jefe de la barra brava de Independiente está detenido en La Plata por orden del juez en lo penal de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale, acusado de ser parte de una asociación ilícita de la que es parte Noray Nakys, ex vicepresidente de Independiente.