Hoy, 23 de abril, se celebra San Jorge y Jorge Bergoglio decidió festejar su onomástico compartiendo 3000 helados con los más pobres y necesitados de esta capital, atendidos a diario en comedores y dormitorios que gestiona Cáritas.

Así lo informó esta mañana un comunicado de la Limosnería Apostólica, la oficina de la Santa Sede que tiene la tarea de practicar la caridad a favor de los pobres en nombre del Sumo Pontífice.

No es la primera vez que Francisco hace este tipo de gestos. Desde el principio de su pontificado, sorprendió con estas actitudes de caridad concretas. Al margen de hacer construir duchas debajo de la famosa columnata de Bernini que rodea la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, en el pasado en ocasiones similares invitó a pobres a desayunar con él, donó bolsas de dormir para sin techo y regaló tarjetas telefónicas y entradas para ir al circo a los más necesitados.

Aunque debido a San Jorge hoy es feriado en el Vaticano, el Papa, como siempre, siguió trabajando y presidió la XXIV reunión del consejo de cardenales de todos los continentes que lo asesora para la reforma de la curia y el gobierno de la Iglesia universal, también llamado G-9, que durará hasta el miércoles.