El actor de 37 años accedió a una entrevista con la popular conductora, aunque rara vez se muestra en TV.

Ya pasaron casi 30 años desde el éxito mundial de Mi pobre angelito, pero a su protagonista, Macaulay Culkin, el tiempo no le dejó huellas. Después de una época de oscuridad, en la que hasta se llegó a temer por su salud, el actor reapareció en el programa de Ellen DeGeneres como un calco de aquel Kevin que sus papás se olvidaban en casa.

Culkin está retirado de la escena de Hollywood desde hace más de una década y rara vez aparece en público, así que la entrevista -que se verá completa hoy- es una verdadera perlita. “Estoy tan contenta de conocerte. Hay un misterio alrededor tuyo, no haces mucho esto”, le dijo la conductora al arrancar la nota. “Pero te ves igual, parece que tuvieras 4 años”, bromeó.

“Sí. Es una tortura y una bendición. Puedo entrar a cualquier restaurante sin reserva, pero mientras espero, todo el mundo me mira”, reconoció el actor.

Entonces, Ellen quiso saber si se acuerda de todos los detalles de Mi pobre angelito, la película que lo catapultó a la fama en 1990, y él admitió que no. La volvió a ver sólo cuando grabaron un especial para los 15 años del film (la noche anterior “como cualquier ser humano responsable”), y nunca más. Y en Navidad y el Día de Acción de Gracias, fechas en las que la película es furor, también la evita. “Durante esa época tampoco salgo de casa. Es mi temporada, la temporada de Macaulay”, continuó, en tono de chiste.

Luego, la conductora comentó que lo que más le molestaría de ser él sería que la gente le pidiera que actuara el famoso gesto de Kevin:

“Sí, es así. Les digo que no…ya lo hice. Tengo 37 años ahora, amigo. Pero todos quieren que lo haga”, confesó.

En el avance de la entrevista, Culkin también contó que decidió alejarse de la industria a los 15 años para asistir a la secundaria y vivir una vida más normal. Dijo que fue una gran experiencia porque por primera vez estuvo rodeado de gente de su edad.