El ex comunista Giorgio Napolitano, de 81 años, ex presidente de la Cámara de Diputados y ex ministro de Interior, fue elegido hoy nuevo presidente de la República italiana.

Napolitano fue elegido en la cuarta votación, en la que sólo se necesitaba la mayoría simple (505 votos) de los sufragios de los “grandes electores”, es decir los senadores, diputados y representantes de las regiones que son los encargados de elegir al Jefe del Estado.

Cuando el presidente de la Cámara de Diputados, Fausto Bertinotti, leyó la papeleta que adjudicaba a Napolitano el voto 509, los grandes electores rompieron en un largo aplauso que se prolongó durante 90 segundos.

Ya estaba claro que el hasta ahora senador vitalicio y veterano dirigente ex comunista había logrado los votos necesarios para ser proclamado undécimo presidente de la República Italiana y sucesor de Carlo Azeglio Ciampi, cuyo mandato concluye oficialmente el próximo 18 de mayo.

Tras tres primeras votaciones, en las que se necesitaban dos tercios de los votos de los 1009 electores, en la cuarta -la de hoy- esa cifra se reducía a la mayoría simple, es decir 505.

La Unión, la coalición de centro izquierda a la que pertenece, contaba con 540 grandes electores, por lo que por sí mismo podía elegirle.

La coalición de centro derecha La Casa de las Libertades, que lidera Silvio Berlusconi y que contaba con 460 electores se dividió y mientras la gran mayoría optó por votar en blanco, la Liga Norte lo hizo por su líder, Umberto Bossi, y algún voto de los aliados democristianos del UDC fueron a parar a Napolitano.

Napolitano obtuvo, según el recuento oficial, 543 votos.

A esta cuarta votación fueron llamados 1.000 electores, de los que votaron 990 y se abstuvieron diez.

Los votos en blanco fueron 347, el líder de la Liga Norte, Umberto Bossi, logró 42; el presidente de los ex comunistas, Massimo D’Alema 10; el político derechista Giuliano Ferrara 7; Gianni Letta, el candidato de los conservadores, seis y el resto se repartió entre papeletas nulas y otros nombres.

El líder de La Unión, Romano Prodi, aseguró que Napolitano será el presidente de todos los italianos.

Silvio Berlusconi abogó para que Napolitano desarrolle un papel “constitucional”, es decir que aplique correctamente la Carta Magna y no beneficie a la izquierda y denunció que el centro izquierda ha ocupado todos los altos cargos de la República (la jefatura del Estado y las presidencias de las Cámara de Diputados y Senado).

Los representantes de la Liga Norte aseguraron que no reconocen a Napolitano como presidente.

En las próximas horas se establecerá cuándo Giorgio Napolitano jurará el cargo, presumiblemente el lunes.