Todo es bastante incierto en este mundo loco por estos días. Por lo que el resumen de la semana que viene, algo que usted sólo puede leer en Notife, comienza con las primicias de lo aún no ocurrido.

Es casi un hecho que Julio López no será encontrado, ni el asesino de García Belsunce se descubrirá como tampoco es factible que el plan del gobierno nacional aparezca. El dólar va a subir y quiere llegar al pico de 25, pero como todo gringo caprichoso, se quiere llevar a los precios para que le haga el asado mientras disfruta de la aventura de la altura.

La cobertura de los medios comienza a ser un tanto incierta. Los medios aplaudidores de los propios regalos recibidos empiezan a rezongar porque le están exigiendo que devuelvan los obsequios. Se los ha visto a periodistas y dueños de medios cargando camionadas de carpetas hacia las redacciones “por prevención” dicen, pero cual si fuesen escolares con voligoma y resaltador fluo están preparando los muy útiles collage de fotos cotidianas de todos y cada uno de los futuros ex demonios que “llevaron el país a la quiebra”, “se robaron todo” y disfrutaron la fiesta que en la década que viene se dirá que tenemos que pagar.

Por otro lado se sabe que Marx, de estar vivo, cumpliría 200 años. Muchos afirman que, seguramente, vivió dos siglos antes y hoy cumpliría 400, porque no pueden entender cómo el barbeta pudo hacer tanto en tan poco tiempo. Karl fue filósofo, economista, sociólogo, periodista, intelectual, militante comunista, prusiano y judío, además de ser jefe de familia de Groucho, Harpo y Chico, cómicos los tres encima. Fue Groucho el que dio en la tecla afirmando que Carlitos, su padre o su abuelo o quien sea aquel marxista originario había podido tener una vida prolífica debido a no perder tiempo polemizando con marxistas. Algo parecido ocurrió en nuestro país con Perón aunque el sí tuvo que enfrentarse a los peronistas.

Sabemos que todo aquello elucubrado por la rata marxista que enarbolaba el sucio trapo rojo, estaba errado totalmente, y haber escrito El Capital fue un enorme gasto de dinero, por lo que se entiende su furia para con el capitalismo. Dijo cosas sin pensar el tipo, como que lo único que generaba riquezas era el trabajo y que el trabajador percibía menos de lo que producía por su labor, así una elite acumulaba riquezas que se iban concentrando al nivel que desde un sillón se planificaba cómo debía ser el mundo y lo que los giles laburantes tenían que hacer para estar, ellos, contentos.

No contento con eso, el marxista más famoso decía algo parecido a lo que repetiría otro señor complicado y mal llevau como Atahualpa Yupanqui, “las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas”. Como que los dueños de los bienes se quedaban con la riqueza y los que sudaban con las pobrezas, entre otras tonterías. Por suerte todo eso ya está superado y hoy nada de eso es cierto…

Viniendo “para acá” en el tiempo y la geografía, nos enteramos finalmente, que Cambiemos -en la provincia de Santa Fe-, se pronunció en contra de la Reforma Constitucional, estaban todos para la foto… menos los diputados y senadores radicales de Cambiemos que son los que levantan la mano, la bajan o la tienden para recibir sus caramelos.

La cosa fue un poco así en la decodificación del mensaje hacia Lifschitz: “Mira Miguel, está rebuena la onda de la Reforma, nos re cabe porque la que tenemos medio como que fue, pero el tema es que estamos re en otra nosotros. Si hay onda hablá con los diputados nuestros y los senadores, por ahí, viste, vos que tenés parla y la caja, les hacés la cabeza, o la CBU, y pinta. Por ahora Corral tiene que llevar los chicos al colegio, tiene albañiles en la casa”.
“Ah ree”, respondió Pablo Farías, no dando crédito de la agenda apretada de los Cambiemos que no quieren ser Reformemos.

De todos modos las cosas andan rebien en Santa Fe, entre los patrulleros inteligentes que chocaron en cadena y la fumata que se hicieron los federales en una tanqueta antidisturbios, ahora la ciudadanía está mucho más tranquila y segura en la provincia con un ex jefe policial preso por narco.

Para terminar, diremos con todo el optimismo que nos caracteriza, que cada vez falta menos para que la selección se eliminada en octavos de final. Nosotros no somos como esos pesimistas que aseguran que nos volvemos con una mamushka de medalla y en primera ronda.

Por lo pronto, la lluvia continúa con algún que otro espacio de sol. Buena ocasión para quedarse en casa, no moverse ni gastar energía -ni propia ni la asesina que viene vía cables desde el medidor que siempre te está midiendo-. Haga el muertito, ahorre. Y si tiene críos que quieren correr y jugar recuerde que vivimos una década creyendo que podíamos comer cuando teníamos hambre y culpa de eso ahora la estamos pagando.

No es por exagerar, pero es momento de encontrarse con uno mismo. Claro está que hacerlo con amigos es demasiado oneroso y ni hablar si la onda viene por encontrarse con su media naranja… a 50 mangos el kilo. Mejor apele a sus jugos gástricos que son mucho más económicos que andar haciendo el romántico por ahí.
Nos vemos la semana próxima, desde Notife estamos pensando en implementar el braile para quienes sean amantes de la lectura nocturna. Que no decaiga… que para eso está nuestro país.