La diva se enfureció luego de que sus dichos sobre el escándalo en los Martín Fierro fueran sacados de contexto.

Los Martín Fierro 2018 comenzaron con escándalo. El martes se conocieron las ternas y llamó la atención que Mirtha Legrand (91) no estuviese nominada en el rubro Mejor conductora. Luis Ventura (62), presidente de APTRA, aclaró que había decidido que la diva quedara afuera de competencia por haber obtenido el premio de Brillantes en 2017.

La Chiqui estaba al tanto de eso, y no se enojó. Todo lo contrario: reconoció que así le había sido comunicado el año pasado. Quienes se sorprendieron y enfurecieron fueron los socios de APTRA. ¿Por qué? Porque algunos no sabían que no podían emitir su sufragio a favor de la conductora y la votaron. En resumen, sus votos no fueron válidos.

Frente a esta situación, Clarín se comunicó con Legrand. “¿No cree que sería necesario que la votación a Mejor conductora se haga de nuevo para que los votos que fueron a usted puedan ir a alguien que pueda ser elegida?”, se le preguntó.

Mirtha contestó: “Es buena idea. No sé si los reglamentos lo permiten, pero me parece una excelente idea”. Es más: hasta expresó “orgullo y alegría” porque su programa esté en la terna de Interés General y confirmó que asistirá a la ceremonia, que se celebrará el 3 de junio.

En diferentes programas de televisión, sus dichos fueron sacados de contexto. Y la Chiqui se enfureció. En el mediodía del viernes, le escribió a través de WhatsApp a Clarín para aclarar la situación y desmentir las diferentes versiones.

“Rectifico mi comentario sobre la nueva votación. No quiero ni pretendo estar nominada. De ninguna manera. Quiero que sepa que no tengo nada que ver. ¡Muy desprolijo todo!”, comenzó con su descargo.

“Qué lástima haber cometido esta torpeza, yo que siempre me manejo tan correctamente. No sé cómo se solucionará todo este escandalete. Todo se debió a falta de información de los socios de APTRA en ese rubro”, agregó.