Desde la oposición, se plantea la necesidad de controlar la actividad a instancias de los problemas que se suscitan en la calle a diario. La edil del PJ Marcela Aeberhard consideró que el actual marco normativo “no es suficiente”. El intendente José Corral también fijó su postura.

La actividad de los trapitos en la ciudad continúa siendo un motivo de preocupación. En efecto, durante la víspera se registró una pelea en la plaza 2 de Abril, ubicada en la intersección de San Martín y Moreno, que culminó con tres de ellos detenidos. A instancias de las reiteradas quejas de vecinos, la edil justicialista Marcela Aeberhard expuso este martes su postura.

Marcela Aeberhard (LT10)

“Claramente se pueden hacer cosas. Lo exigimos desde hace varios meses. Las mesas de trabajo intentan reflejar la necesidad de ponernos de acuerdo en regular la actividad y dar previsibilidad a lo que acontece en la calle”, manifestó al ser consultada por LT10.

Desde su perspectiva, “la situación no está regulada ni controlada por nadie; solamente interviene la policía en casos delictivos”. Habida cuenta de lo dicho, Aeberhard consideró que la intervención municipal “es clave”. “Sabemos que existe un marco normativo que permite la actividad en cuanto se esté registrado, en cuanto se pide una gratificación y nunca una exigencia, en cuanto la identificación sea clara y precisa. Pero esto no es suficiente”, adujo la concejala y consignó que hoy día en la ciudad se contabilizan más de 400 trapitos, en tanto “el programa Calles Seguras no dio los resultados que se esperaban”.

Para la edil, la solución debe ser el resultado de una mesa de diálogo con “los actores de Desarrollo Social del Municipio y de la provincia. No puede ser que subsista el sistema de estacionamiento medido con la persona que está cuidando los coches en una zona donde ya hay una regulación”, indicó y demandó hallar una respuesta laboral para las personas que se abocan a la actividad en cuestión teniendo en cuenta los factores sociales y educativos.

José Corral (LT10)

Por su parte, José Corral expresó –esta mañana en contacto con los medios locales– que “hay que poner las cosas por su nombre”. “Una persona que extorsiona, que ejerce violencia o que comete hechos que ayer tuvieron conocimiento público está cometiendo un delito. Tiene que actuar la fuerza de seguridad y la justicia”, esgrimió.

Con relación a las alternativas para los jóvenes, el intendente hizo hincapié en las políticas que lleva adelante el Municipio que “está haciendo mucho para brindar oportunidades”. Sin embargo, “hay temas que tienen que ver con las fuerzas de seguridad. Desde el Municipio avisamos cuando vemos estas situaciones de extorsión. Donde se paga estacionamiento medido no hay que pagar nada más –recalcó–. No está bueno que uno ceda a la extorsión y hay que recurrir a las fuerzas de seguridad, para eso pagamos con presupuestos muy importantes la policía provincial. Además, están las fuerzas federales en Santa Fe. El Municipio puede colaborar avisándonos al 0800 777 5000. Tenemos nuestra guardia de seguridad que puede avisarle a la policía”, definió.