Esta mañana, colegas y familiares de la maestra se congregaron frente a la sede del MPA. Insisten en que el asesino Juan Ramón Cano no actuó solo.

Ana (LT10)

Al cumplirse tres meses del asesinato de la maestra Vanesa Castillo ocurrido en la puerta de la escuela Victoriano Montes de Alto Verde, familiares, colegas y allegados se movilizaron esta mañana ante la sede del Ministerio Público de la Acusación (MPA). Si bien, el autor del crimen, Juan Ramón “Chacho” Cano, se encuentra detenido, el reclamo apunta a la profundización de la investigación por parte de la fiscalía a cargo de Andrés Marchi y a la conexión con la denuncia por abuso sexual a una alumna del establecimiento.

Tanto la querella como la familia de la víctima aseguran que no se trató de un crimen al azar, sino que hubo una suerte de ajuste de cuentas. En ese contexto, Ana, compañera de Vanesa, expresó –en contacto con los medios locales– que “el corredor seguro que se prometió no se está cumpliendo. La comunidad de Alto Verde no es peligrosa –aclaró–. Personalmente, hice muchísimas visitas domiciliarias sola, me sentía como en mi barrio. Creemos que la persona que cometió este hecho no actuó solo. Hay alguien atrás de esa persona”, precisó la docente.

Cabe consignar que el 15 de febrero último, Castillo abandonó la escuela al terminar su jornada laboral y se disponía a regresar con su moto cuando fue abordada por el sujeto que le propinó 13 puñaladas. La causa fue catalogada como homicidio calificado por alevosía, ensañamiento y por violencia de género, es decir femicidio.