Es un dispositivo sencillo utilizado en la prevención de cáncer cérvico uterino. Está destinado a mujeres a partir de los 30 años y es gratuito.

El Ministerio de Salud, a través de la Agencia de Control del Cáncer, llevó a cabo una capacitación a trabajadores de los Centros de Salud del departamento San Javier, destinada a la prevención del cáncer de cuello uterino y tamizaje por intermedio del test de detección del virus de papiloma humano (HPV).

En la oportunidad, se distribuyó el test para el departamento San Javier, sumándose así a las localidades de los departamentos 9 de Julio, Vera y General Obligado.

La directora de la Agencia de Control del Cáncer, Gabriela Quintanilla, explicó que “la intención es llegar con esta política de salud a cada vez más mujeres del norte santafesino, zona priorizada por motivos epidemiológicos”.

Del encuentro participaron, además, los equipos de salud de los barrios San Antonio, Santa Rosa, Colonia Teresa y Colonia Yatay, quienes se capacitaron en las prácticas de tamizaje de mujeres para la difusión de la autotoma del test de VPH.

EL TEST
Este dispositivo de autotoma es un método sencillo utilizado en la prevención de cáncer cérvico uterino y cada vez más localidades del norte santafesino lo ponen a disposición, de manera gratuita, para mujeres a partir de los 30 años.

Es un test sencillo que permite detectar la presencia del virus mucho antes de que provoque lesiones, que pueden con el tiempo convertirse en cáncer de cuello uterino. Se trata de una alternativa al papanicolao (PAP), que tiene como ventaja una detección de la presencia del virus mucho tiempo antes de que este provoque lesiones, por ello se recomienda a las mujeres a partir de los 30 años y se realiza cada cinco años. En caso de que el test dé positivo, se realiza y analiza un PAP para que el médico indique cómo continuar.

CÁNCER DE CUELLO UTERINO (CCU)
Es un tumor maligno que se origina en la parte inferior del útero y se produce por una infección persistente de un virus llamado Virus del Papiloma Humano (VPH). Detectado en forma temprana, más del 90% de las mujeres se curan.

Por esta causa, alrededor de 1800 mujeres mueren por año en Argentina y en Santa Fe, lo que la transforma en la quinta causa de muerte por esta enfermedad. En su mayoría ataca a mujeres jóvenes y la probabilidad de desarrollarla aumenta a partir de los 35 años, alcanzando el máximo riesgo alrededor de los 50 años. Habitualmente no da síntomas, demorando varios años en ocasionar problemas.

PREVENCIÓN
Se debe evitar que el virus provoque cambios en el cuello del útero y, si los genera, descubrirlos cuanto antes. Los métodos indicados son:
>> Vacunación contra el VPH: la vacuna se incorporó al calendario oficial a partir del año 2011 para niñas y desde 2017 para niños de 11 años. Se colocan dos dosis con un intervalo de seis meses. Es gratuita y obligatoria.

>> Realización del PAP: sirve para detectar si existe algún problema en el cuello del útero, antes de que se desarrolle la enfermedad. A partir del tercer año del inicio de las relaciones sexuales, se realiza uno cada tres años, luego de haber tenido dos anuales consecutivos negativos.

>> Test de VPH: a partir de los 30 años se puede realizar con una toma de la muestra sencilla que detecta la presencia del virus mucho antes de que se presenten lesiones. Además, tiene la ventaja de repetirse cada cinco años cuando sus resultados son normales. En caso de que no sea normal, se realiza un PAP y el médico evalúa cómo continuar.