Lo aseguró el delegado de la Regional IV, Juan Cruz Giménez, en virtud de los reiterados llamados. También pidió sanciones para los adultos.

Juan Cruz Giménez (Aire de Santa Fe)

“Lo tomamos con total ocupación. Hace más de un año, con hechos que han sido dispares pero reiterados en instituciones educativas, sobre todo, de la ciudad de Santa Fe. Algunos menores de 18 años han sido encontrados responsables de llamadas”, esgrimió el delegado de la Regional IV del Ministerio de Educación, Juan Cruz Giménez, a la luz de las persistentes amenazas sobre explosivos.

En declaraciones a Aire de Santa Fe, el funcionario manifestó la preocupación por “el malestar de los adolescentes porque se ha encontrado en este tipo de llamadas una acción que parece no tener ningún tipo de superación”. En ese orden, aclaró que “dentro de la escuela somos los facultados para trabajar en lo que establece el decreto 181 sobre las normas de reflexión, reparación y sanción en el caso de que el alumno haya sido responsable”, adujo.

Ante la reiteración del fenómeno, el Ministerio de Educación se ha constituido ante el Ministerio Público de la Acusación (MPA). “De hecho, la semana pasada hemos tenido reunión con fiscales, con la Policía de Investigaciones (PDI), con los ministerio de Seguridad y de Justicia porque entendemos que no está únicamente en el ámbito del adolescente que está participando en este caso. Además, nos hemos reunido con los jueces de menores, que en la zona de Santa Fe son dos”.

En ese orden, la mayor preocupación de la cartera educativa se centra en que “los adultos también sean parte de las medidas de justicia”. “Sin ir más lejos, el caso de ayer en la escuela Avellaneda se actuó rápidamente y sabemos quién es la alumna y el cuál es el curso. La PDI fue muy precisa y ahora están las pruebas en el juzgado”, esgrimió Giménez y aseguró que se continuará con el trabajo educativo dentro de las escuelas acorde al decreto 181.