El gobernador Miguel Lifschitz encabezó la 11ª Asamblea Plenaria del Consejo Económico y Social de la provincia, y antes de la apertura conversó con la prensa. En sus declaraciones adhirió a la preocupación generalizada frente al incierto panorama económico y puso algunos reparos frente al acuerdo nacional convocado por el presidente Mauricio Macri.

“El objetivo del Consejo es darle un marco a la discusión con los sectores productivos y del trabajo y con los referentes locales del desarrollo económico, aunque seguramente también vamos a dedicar una buena parte de la reunión a tratar los temas de coyuntura. En este momento prácticamente se ha cortado el crédito y muchos pequeños empresarios dependen de ese crédito cotidiano, que hoy es casi imposible. La cadena de pagos está teniendo dificultades y hay incertidumbre respecto a qué va a pasar con la inflación y con la macroeconomía“, enumeró el mandatario, y afirmó que “en este escenario complejo hay que ver cómo cuidamos lo que tenemos”.

Consultado por sus impresiones frente a la convocatoria a un “gran acuerdo nacional” efectuada por el presidente Macri, Lifschitz sostuvo que “siempre es positiva una convocatoria al diálogo si es sincera y abierta”, pero mostró algunos reparos: “Hay que ver después cómo se implementa: si realmente vamos a poner todos los temas arriba de la mesa, si vamos a discutir una idea de desarrollo para el país como la que hemos planteado en Santa Fe o si simplemente pretenden hablar de las medidas de ajuste que pide el FMI“, argumentó.

“Todos los argentinos estamos esperando una perspectiva del futuro para el país”, agregó.

Además, se refirió al estado de las negociaciones por la deuda que la Nación mantiene con la provincia de Santa Fe en materia de coparticipación. Adelantó que la semana que viene habrá una nueva reunión “para seguir avanzando en las conversaciones”: “Todavía estamos lejos de nuestras pretensiones”, admitió.

Cláusula gatillo

Por último, confirmó que al haberse superado ya el 9% de inflación en los primeros cuatro meses de 2018, se pondrá en marcha el primer tramo de reajuste acordado en la revisión de la política salarial con los empleados estatales: “El criterio de aplicación está acordado, por lo que creo que no debería haber dificultades con los gremios”, expresó.